TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

4 ideas increíbles para sorprender a tu pareja sin gastar un centavo. ¡No te lo pierdas!

Después de celebrar San Valentín, una verdad innegable se hace evidente: somos creados para el amor. Esta afirmación es el resultado de un pensamiento amoroso de un Dios que nos ha amado tanto como para dar su vida por nosotros. El descubrimiento de la alegría de amar es una experiencia maravillosa para el corazón.

Como seres con una vocación al amor, nuestro corazón encuentra su plenitud al amar y dejarse amar. La presencia de Dios en nuestros corazones alimenta un anhelo de ser amados, como una guitarra que emite las melodías más hermosas. Nuestras almas estarán completas con Dios, amando y dejándose amar.

San Valentín es el día del amor y la amistad, una oportunidad para expresar el amor a aquellos seres especiales que hacen parte importante de nuestras vidas. Sin embargo, es importante recordar que el amor se vive y se celebra todos los días, no solo en San Valentín. Cada día es una oportunidad para amar, y nunca un detalle estará de más. Por lo tanto, ¡vivamos en un San Valentín perpetuo! Que la alegría de amar se manifieste hoy y todos los días de nuestra vida, que la gratitud y el deseo de hacer felices a quienes amamos sean la consigna de cada uno de los días de nuestra vida.

Por esto, quiero compartir contigo 4 ideas que te ayudarán a celebrar el don del amor con aquella persona especial que el Señor te ha regalado.

1. Prestar atención a los detalles: un regalo muy hermoso. Prestar atención a los detalles de tu pareja es una forma de demostrar que se está comprendido y amado. Esto puede ser tan sencillo como regalarle su dulce favorito. Esto es lo que da verdadero valor al amor: la atención que le ponemos a las cosas pequeñas.

2. Disfrutar de una cita donde los dos corazones entonen una melodía de amor. Planea una cita donde no haya prisa, donde puedan contemplarse el uno al otro como el don de amor que son el uno para el otro. Dialoguen, conversen y transmitan lo que sienten y piensan. Esto es lo que da verdadera alegría al amor: poder compartir momentos de calidad.

3. Un post-it: porque un ‘te amo’ nunca estará de más. Las cartas eran un tesoro verdadero antes de estos tiempos de redes sociales, y este regalo no requiere grandes cantidades de dinero. Escribir una carta o un post-it con un mensaje de amor es una forma de demostrar que se ama a aquel ser especial.

4. Tómense de las manos, fúndanse en un abrazo. No hay mejor regalo que la magia de un abrazo, que la dicha de tomar las manos de quienes amamos. Un abrazo puede decir infinitas veces que amamos a aquel ser especial, y es la mejor forma de fundir los corazones en un latido de amor.

San Valentín es una oportunidad para celebrar el amor, pero es importante recordar que el amor se vive y se celebra todos los días. Dejémonos llevar por la magia de los detalles, por la magia de una cita, por la magia de un post-it y por la magia de un abrazo. Vivamos en un San Valentín perpetuo, donde la alegría de amar se manifieste hoy y todos los días de nuestra vida.

Con información de catholic-link.com