TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

¿Cómo encontrar la fe con el camino católico en español?

¿Cuál es el simbolismo católico del árbol de Navidad y cómo puede ser una oportunidad para evangelizar?

Fuente: Este artículo fue publicado por el Padre Jordi Rivero en el sitio web Catholic.net. Se habla sobre el simbolismo del árbol de Navidad y su relación con la religiosidad cristiana.

Título: Representación de la Navidad: El Árbol Navideño

El Papa Benedicto XVI comentó sobre el imponente árbol de Navidad en la Plaza de San Pedro (Vaticano) que, como cada año, se colocó junto a un Nacimiento con figuras de tamaño real:

“Este antiguo abeto, cortado sin dañar la vida del bosque, adecuadamente decorado, permanecer junto al Belén hasta el final de las festividades navideñas. (…) Es un significativo símbolo de la Navidad de Cristo, ya que con sus hojas siempre verdes recuerda la vida que no muere, también es un símbolo de la religiosidad popular de vuestro valle, que se expresa de manera particular en las procesiones”.

“El árbol y el Belén son elementos de ese ambiente típico de la Navidad que forma parte del patrimonio espiritual de nuestras comunidades. Es un clima impregnado de religiosidad y de intimidad familiar, que debemos conservar también en las sociedades actuales, donde a veces parecen predominar la carrera al consumo y la búsqueda de bienes materiales”.

Benedicto XVI concluyó poniendo de relieve que “la Navidad es una fiesta cristiana y sus símbolos, entre ellos especialmente el Belén y el árbol adornado de presentes, constituyen referencias importantes al gran misterio de la Encarnación y del Nacimiento de Jesús, que la liturgia del tiempo de Adviento y de la Navidad evocan constantemente”.

Tradiciones: Según una tradición, San Bonifacio, evangelizador de Alemania e Inglaterra, derribó el árbol que representaba al dios Odín y en su lugar plantó un pino, símbolo del amor eterno de Dios, y lo adornó con manzanas y velas, dándole así un simbolismo cristiano: las manzanas representaban las tentaciones, el pecado original y los pecados de los hombres; las velas representaban a Cristo, la luz del mundo y la gracia que reciben los hombres que aceptan a Jesús como Salvador.

El primer árbol de Navidad del que se tiene registro se colocó en la Catedral de Estrasburgo en 1539. En el siglo XVII comenzaron a decorarse árboles en los hogares familiares. En ese momento, se adornaban con manzanas, nueces, bolas de papel, etc. La costumbre del árbol de Navidad se difundió por toda Europa en la Edad Media y, con las conquistas y migraciones, llegó a América.

Simbolismo religioso: Comer del árbol prohibido del Paraíso (Génesis 3:2-23) nos trajo la muerte. Pero el árbol de la cruz nos trajo la redención. San Pablo establece una conexión entre Adán y Cristo en Romanos 5:14. En Ezequiel y en el Apocalipsis, el árbol aparece como símbolo de vida nueva y fecunda.

“A orillas del torrente, a uno y otro lado, crecerán toda clase de árboles frutales cuyo follaje nunca se marchitará y cuyos frutos nunca se agotarán: producirán frutos nuevos todos los meses, porque esta agua viene del santuario. Sus frutos servirán de alimento y sus hojas de medicina”. – Ezequiel 47,12

“En medio de la plaza, a uno y otro lado del río, hay árboles de Vida, que dan fruto doce veces al año; dan su fruto cada mes. Y sus hojas sirven para la salud de las naciones”. – Apocalipsis 22,2

El árbol de Navidad nos recuerda que Jesús nació para redimirnos, entregando su vida en el madero de la Cruz, el árbol de la vida. Recuerda esto cuando veas el árbol y compártelo con otros. Es una buena oportunidad para evangelizar.

Luces navideñas: Nos recuerdan que Jesús es “La Luz del mundo”. Cada uno de nosotros también debe ser una luz que brilla con Su Luz (Juan 8:12, Apocalipsis 1,13, Mateo 5,14).

Con información de Corazones.org