TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

¿Cómo ha sido la Semana Santa 2020 del papa Francisco, desde el Domingo de Ramos hasta el Urbi et Orbi de Pascua?

¿Cómo transmite el Papa Francisco el mensaje de esperanza durante la Semana Santa más atípica debido a la pandemia?

El Sumo Pontífice ha experimentado su propia experiencia de Pascua de una manera más personal debido a la falta de asistentes en las celebraciones debido a la pandemia. Esta Semana Santa ha sido única y poco convencional. A pesar de ello, el papa Francisco ha liderado los eventos centrales en el Vaticano, sin embargo, esta vez sin moverse al Coliseo para el Vía Crucis del Viernes Santo, ni ha visitado la prisión para el lavatorio de pies del Jueves Santo debido al virus. Todas las celebraciones del Pontífice se han llevado a cabo en la Basílica de San Pedro. Vamos a describir las partes más importantes de las celebraciones litúrgicas que han tenido lugar desde el Domingo de Ramos hasta la celebración de la Pascua. El 5 de abril, Domingo de Ramos, el papa Francisco presidió la eucaristía de la Pasión del Señor en la basílica vaticana. Durante su homilía, el Papa destacó a “los verdaderos héroes que han surgido en estos días” y recordó aquellos que “se entregan a sí mismos para servir a los demás”. El 9 de abril, Jueves Santo, el Papa celebró una misa en la que mostró su apoyo a los sacerdotes y la importancia de su labor. El 10 de abril, Viernes Santo, el papa Francisco presidió la celebración de la Pasión del Señor. El predicador de la Casa Pontificia, Rainiero Cantalamessa, pronunció la homilía. El Papa recordó la importancia de la esperanza en medio de la pandemia y destacó el sufrimiento de Dios y su participación en el dolor humano. Además, hizo referencia a que Dios no castiga a las personas con enfermedades como el coronavirus. El 10 de abril, durante el Viernes Santo, el Papa presidió la oración del Via Crucis en el atrio de la basílica de San Pedro. Al terminar la meditación de las estaciones, el papa Francisco impartió la bendición apostólica en silencio. El 11 de abril, Sábado de Gloria, el papa Francisco celebró la liturgia de la Pascua en la basílica vaticana. Hizo hincapié en la esperanza como un regalo de Dios, destacando su importancia en medio de la incertidumbre causada por la pandemia. El 12 de abril, Domingo de Pascua, el papa Francisco no pronunció una homilía durante la misa, sino que dejó su discurso principal para la bendición “Urbi et Orbi”. Después de la celebración eucarística, el papa Francisco impartió la bendición “Urbi et Orbi” desde la basílica vaticana.

Con información de es.la-croix.com