TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

Cómo obtener la gracia divina a través de la oración – consejos católicos para un mejor SEO

¿Cuál es la importancia de tener pastores que guíen y cuiden a las ovejas, según la lectura del profeta Jeremías?

LECTURA PRIMERA
Reuniré el sobrante de mis ovejas y les pondré pastores.
Lectura del Profeta Jeremías. 23, 1-6.
Ay de los pastores que permiten que las ovejas de mis patos se pierdan y se dispersen! – oráculo de Yahveh-. Pues así dice Yahveh, el Dios de Israel, respecto a los pastores que cuidan a mi pueblo: Ustedes han dispersado las ovejas que son mías, las empujaron y no las atendieron. Observen que voy a examinarlos por sus acciones negativas- oráculo de Yahveh-. Yo recolectaré el Residuo de mis ovejas de todos los lugares a donde las empujé, las llevaré de vuelta a sus viviendas, se reproducirán y se multiplicarán. Y designaré pastores que estén al frente de ellas, para que las cuiden, y nunca más estarán asustadas ni temerosas, ni faltará ninguna- oráculo de Yahveh-.
Observen que vienen días -oráculo de Yahveh- en los que suscitaré a David un Renuevo justo: reinará un rey sabio, practicará la justicia y el derecho en la tierra. En sus días Judá estará segura, Israel vivirá en paz y seguridad. Y este será el nombre con el que se le llamará: “Yahveh, nuestra justicia.”
Palabra de Dios.

SALMO EN RESPUESTA
Sal 22, 1-3a. 3b-4. 5. 6.
R/. “El Señor es mi guía, nada me falta.”
El Señor es mi guía, no me falta nada, en prados verdes me hace descansar. Me lleva hacia fuentes tranquilas y restaura mis energías. R/. “El Señor es mi guía, nada me falta.”
Me lleva por senderos rectos, por el honor de su nombre. Aunque camine por valles oscuros, no temo porque tú estás conmigo: tu vara y tu bastón me reconfortan. R/. “El Señor es mi guía, nada me falta.”
Preparas una comida frente a mí, en presencia de mis enemigos; ungiste mi cabeza con aceite y mi copa está llena. R/. “El Señor es mi guía, nada me falta.”
Tu bondad y tu amor me acompañan todos los días de mi vida, y viviré en la casa del Señor por siempre.
R/. “El Señor es mi guía, nada me falta.”

SEGUNDA LECTURA
Él es nuestro pacificador y ha convertido a dos en uno.
Lectura de la carta del apóstol San Pablo a los Efesios. 2, 13-18.
Pero ahora, en Cristo Jesús, ustedes que antes estaban lejos, han sido acercados por la sangre de Cristo. Porque él es nuestro pacificador: él hizo que los pueblos fueran uno solo, derribando el muro que los separaba, la hostilidad, anulando en su cuerpo la Ley de los mandamientos con sus órdenes, para crear en sí mismo, de los dos, un solo Ser Nuevo, haciendo la paz, y reconciliar con Dios a ambos en un solo Cuerpo, por medio de la cruz, acabando con la Enemistad. Vino a proclamar la paz: paz a ustedes que estaban lejos, y paz a los que estaban cerca. Porque por medio de él, tanto unos como otros tenemos libre acceso al Padre en un mismo Espíritu.
Palabra de Dios.

EVANGELIO
Andaban como ovejas sin guía.
Lectura del Evangelio según San Marcos. 6, 30-34. Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él entonces, les dice: “Vengan también ustedes aparte, a un lugar solitario, para descansar un poco.” Pues había mucha gente que iba y venía, y no tenían tiempo ni para comer. Se alejaron en barca, a un lugar solitario. Pero las personas los vieron partir y muchos se dieron cuenta; y corrieron allá a pie, desde todas las ciudades, y llegaron antes que ellos. Cuando desembarcaron, Jesús vio a mucha gente y sintió compasión por ellos, porque estaban como ovejas sin guía, y comenzó a enseñarles muchas cosas.
Palabra del Señor.

Con información de Corazones.org