TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

Cómo obtener una indulgencia plenaria en la última semana de Cuaresma mediante una oración.

¿Cuál es la oración que se puede rezar los viernes de Cuaresma para obtener una indulgencia plenaria?

La Cuaresma es momento en que los creyentes católicos se concentran en arrepentirse de sus pecados, en la penitencia y en la búsqueda de la reconciliación con Dios. Este tiempo se caracteriza por ser una época de ayuno, oración y limosna, que les permite prepararse para la Semana Santa. Además, en este tiempo la Iglesia les brinda su ayuda para obtener una indulgencia plenaria a través de distintas formas. Rezar el Vía Crucis, el Santo Rosario, realizar Adoración Eucarística o leer o escuchar las Sagradas Escrituras son algunas de las alternativas para acceder a estos tesoros de misericordia.

No obstante, existe otra forma de obtener una indulgencia plenaria durante los viernes de cuaresma que no es tan conocida como las anteriores. Esta forma es rezar la oración “A Jesús Crucificado” cumpliendo ciertas condiciones. El Manual de Indulgencias Enchiridion Indulgentarium establece que se concede una indulgencia plenaria al cristiano que, todos los viernes del tiempo de Cuaresma, rece la oración “Oh mi amado y buen Jesús…” ante la imagen de Jesucristo Crucificado después de la comunión. Además, se puede obtener una indulgencia parcial si se pronuncia cualquier otro día del año como acción de gracias después de la comunión.

La oración “A Jesús Crucificado” es la siguiente – “Mírame, ¡oh mi amado y buen Jesús!, postrado ante tu Santísima presencia; te ruego con el mayor fervor y compasión de que soy capaz, imprimas en mi corazón vivos sentimientos de fe, esperanza y caridad. Verdadero dolor de mis pecados, propósito firmísimo de jamás ofenderte. Mientras que yo, con todo el amor de que soy capaz voy considerando tus cinco llagas, comenzando por aquello que dijo de Ti, oh buen Jesús, el santo profeta David – “¡Han taladrado mis manos y mis pies y se pueden contar todos mis huesos!”.

Además de estas formas particulares, para obtener cualquier indulgencia plenaria, los fieles deben cumplir con tres condiciones fundamentales – la confesión de los pecados, comulgar y orar por las intenciones del Papa, lo que se sugiere hacer a través de un “Padre Nuestro” y un “Ave María”. Por esta razón, es importante no desperdiciar este tesoro de misericordia que la Iglesia pone a disposición de sus fieles.

En conclusión, la Cuaresma es una época propicia para la reflexión, el arrepentimiento y la búsqueda de la reconciliación con Dios. Además, es un tiempo en el que la Iglesia brinda diferentes formas de obtener una indulgencia plenaria, entre ellas, rezar la oración “A Jesús Crucificado”. Para obtener cualquier indulgencia plenaria, es necesario cumplir con ciertas condiciones, como la confesión de los pecados, comulgar y orar por las intenciones del Papa. De este modo, no se debe desperdiciar este tesoro de misericordia que la Iglesia les brinda a sus fieles en este tiempo tan especial.

Las siguientes preguntas pueden ayudarnos a profundizar y reflexionar sobre el tema –

1. ¿Qué es la Cuaresma?
La Cuaresma es el tiempo en que los católicos se concentran en el arrepentimiento, penitencia y búsqueda de reconciliación con Dios.

2. ¿Qué podemos hacer durante la Cuaresma para prepararnos para la Semana Santa?
Podemos ayunar, orar y hacer limosna.

3. ¿Cómo se puede obtener una indulgencia plenaria durante los viernes de Cuaresma?
Rezando la oración “A Jesús Crucificado” ante la imagen de Jesucristo Crucificado después de la comunión.

4. ¿Cómo se puede obtener una indulgencia parcial con esta oración en cualquier día del año?
Pronunciándola como acción de gracias después de la comunión.

5. ¿Cuáles son las tres condiciones fundamentales para obtener cualquier indulgencia plenaria?
La confesión de los pecados, comulgar y orar por las intenciones del Papa a través de un Padre Nuestro y un Ave María.

Con información de es.churchpop.com