TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

¿Cómo puedo fortalecer mi fe católica y encontrar la paz interior?

¿Qué nos enseña San Lucas sobre la importancia de la predicación y el trabajo en la mies del Señor?

La Ocupación de Lectura,
18 de
Octubre,
San Lucas,

Evangelista

El Seor llega después de su
predicadores
De los
sermones de San
Gregorio Magno, papa, sobre los evangelios


Sermon 17, 1-3

Nuestro Señor y Salvador, Hermanos muy
apreciados, nos ensea algunas veces con sus expresiones, y otras veces
con sus acciones. Sus acciones, de hecho, son reglas a seguir, ya
que con ellas nos indica tácitamente lo que debemos
hacer. Ordena a sus discípulos predicar de dos en dos, ya
que el precepto del amor es doble, a saber, el amor a
Dios y el amor al prójimo.

El Señor envía a los discípulos a predicar
de dos en dos, y con ello nos dice sin decirlo que aquel que
no tiene generosidad hacia los demás no puede aceptar, de
ninguna manera, el rol de predicador.

Con frecuencia se dice que les envió delante de él por
todas las ciudades y lugares adónde él había de ir.
En efecto, el Señor llega después de sus predicadores,
porque, una vez que ha sido iniciada la predicación, en ese momento es cuando
el Señor llega a la morada de nuestro corazón,
cuando ésta ha sido preparada por las expresiones de exhortación, que han iluminado
nuestro espíritu con la verdad. En este sentido, Isaías dice a
los predicadores: Preparadle un camino al Señor; allanad
una calzada para nuestro Dios.
Por esto, también el salmista les dice: Alfombrad el camino del que sube
por el occidente.
Porque el Señor sube por el occidente, porque
durante su pasión y
tras su resurrección, puso más claramente
de manifiesto su gloria. Sube por el occidente, porque con su
resurrección, pisoteó la muerte que enfrentó. Por esto,
alfombramos el camino del que sube por el occidente
cuando os hablamos de su gloria, para que él, llegando después, os ilumine con su presencia llena de amor..

Escuchemos lo que dice el Señor a los
predicadores que envía a sus campos: La recolección es
abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al
Señor de la recolección que mande trabajadores a su recolección.
Por
eso, para su recolección abundante hay pocos trabajadores;
al escuchar esto, no podemos dejar de sentir una gran
tristeza, porque hay que reconocer que, si bien hay
personas que desean escuchar cosas buenas, escasean, en
cambio, aquellos que se dedican a transmitirlas. Observad cómo el
mundo está lleno de sacerdotes, y, a pesar de ello, es muy
difícil hallar un trabajador para la recolección del señor;
porque, aunque hemos recibido el rol sacerdotal, no llevamos a cabo las tareas de
este rol.

Pensad, entonces, amados hermanos, pensad firmemente
en lo que dice el Evangelio: Rogad al Señor de la recolección
que mande trabajadores a su recolección.
Rogad también por
nosotros, para que nuestro trabajo en bien vuestro sea
fértil y para que nuestra voz nunca deje de
exhortaros, no sea que, tras haber recibido el
rol de la predicación, seamos señalados delante del justo
Juez por nuestro silencio.


Oración

Señor y Dios nuestro, que elegiste a San
Lucas para que nos revelara, con su predicación y sus
escritos, amor hacia los pobres, concede, a cuantos se gloran
en Cristo, vivir con un solo corazón y un solo espíritu y
atraer a todos los hombres a su salvación. Por nuestro Señor
Jesucristo.

.

Con información de Corazones.org