TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

¿Cómo puedo hacer sitio a Dios en mi vida con estas seis ideas católicas?

¿Cómo pueden los fieles católicos fortalecer su fe durante la Cuaresma y dar más espacio a Dios en sus vidas?

Se acerca el inicio de la Cuaresma, un tiempo de prueba y fortalecimiento de la fe que dura cuarenta días y precede a la Pascua. Para algunos, es una oportunidad para alejarse de las distracciones de la vida diaria y hacer espacio para Dios en sus vidas. Seis testigos comparten cómo viven estos cuarenta días de una manera particular.

Marie-Laure, busca a Dios en la relación gratuita con los demás. Se esfuerza por estar atenta a las personas que se encuentran solas o debilitadas por la edad o la enfermedad. Por otro lado, Marie-Amélie se toma el tiempo de contemplar una obra de arte y dejarse tocar por los colores, la composición y la luz. Esto la lleva a la alabanza.

Xavier opta por el ayuno para “despejarse” y redescubrir el placer de comer. El comer por placer es una parte de la gratitud y del asombro ante la creación para él. Por eso, la privación de este placer le permite tener más conciencia de él y redescubrir esta alegría. Además, hace un ayuno digital para estar más disponible para sus amigos.

Agathe, una profesora de historia y geografía, se esfuerza por tener palabras impecables, libres de crítica, orgullo o ira, y de decir algo bueno en lugar de algo malo. Esto es especialmente importante en su trabajo, ya que sus palabras pueden tener un impacto profundo en sus alumnos.

Clémence encuentra su inspiración en la palabra de Dios, contemplando la Encarnación de Jesús y buscando la forma en que Jesús habla y sale al encuentro de los demás. Ella aprovecha la Cuaresma para invitar a la gente a unirse y encontrar la fuente de asombro permanente que es la Palabra de Dios.

Thomas, un estudiante, ha decidido hacer un ayuno digital ascético. Durante los cuarenta días, se alejará de la televisión, los videojuegos, Internet y las películas, y desactivará su cuenta de Facebook en su teléfono para tener más tiempo para leer y estar disponible para los demás.

Cada uno de estos testigos encuentra su inspiración en la Palabra de Dios, en la creación, en la relación con los demás y en el deseo de renovar su fe. La Cuaresma es un tiempo para detenerse, hacer espacio para Dios y dejar que su Palabra resuene en nosotros. Es un tiempo para alejarse de las distracciones y concentrarnos en lo esencial, en el encuentro con Dios y con los demás.

Con información de es.la-croix.com