TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

Controversia en torno a un evento anglicano en la Basílica de San Juan de Letrán

¿Qué sucedió cuando un grupo de pastores anglicanos visitó la Basílica de San Juan de Letrán en Roma?

El pasado 18 de abril, un grupo de pastores anglicanos, en compañía de su obispo, visitó la catedral de Roma, es decir, la basílica de San Juan de Letrán, la cual es la diócesis del Papa. Según lo que ha sido reportado por Il Messaggero, todo habría comenzado con la solicitud de un religioso en Roma al Cabildo de la catedral para que un grupo que procedía de Londres pudiera celebrar en la basílica. No obstante – y siempre según lo que ha salido a la luz a través de este medio – la solicitud no especificaba si se trataba de sacerdotes católicos o no. Precisamente es este punto el que el Cabildo atribuyó como la causa que generó el malentendido, el cual es un hecho que no tiene precedentes y que agravó aún más la situación, pues el anglicano Jonathan Baker llegó a celebrar en el altar que normalmente se reserva para el Papa.

La basílica de San Juan de Letrán intentó aclarar el asunto a través de un comunicado, en el cual expresaron que todo se debió a un “defecto de comunicación”, es decir, a un malentendido. En la nota se informa que el arcipreste de la basílica, Guerino Di Tora, siente un “profundo pesar por lo sucedido” y admite que los pastores anglicanos llegaron a celebrar en el altar de la catedral de Roma, lo cual va en contra de las normas canónicas. Define el malentendido como “un hecho lamentable”.

Es importante destacar que el hecho de que pastores anglicanos hayan celebrado en la basílica de San Juan de Letrán no solamente fue inusual, sino también una clara violación a las normas y disposiciones canónicas establecidas. Aunque pudiera interpretarse que todo fue consecuencia de un malentendido, lo cierto es que el acto en sí mismo fue altamente impertinente e impropio. La catedral es el corazón de la fe católica y la sede del obispo de Roma, es decir, el Papa, lo que la convierte en uno de los lugares más sagrados para los católicos de todo el mundo.

Es necesario destacar que la celebración de una misa conforme a los ritos anglicanos, aunque pudiera parecer algo normal en otras circunstancias, es en este caso una afrenta a la dignidad y al respeto debidos al Papa y a la Iglesia Católica en su conjunto, pues hace referencia directa a la pertenencia del lugar a la Santa Sede y a la jerarquía católica romana. Dicho esto, es comprensible que la situación haya generado un gran malestar y que la Santa Sede haya tenido que proceder a hacer un comunicado oficial.

Esperemos que hechos como estos no vuelvan a ocurrir en el futuro, y que las normas canónicas y los derechos de cada religión en términos de accesibilidad a los lugares sagrados sean respetados aún más fervientemente de lo que han sido hasta ahora. Es fundamental que cada religión sea esencialmente respetuosa con las tradiciones y convicciones de las demás, algo que en cualquier caso no se dejó ver de ninguna manera en este evento en particular. Es necesario hacer valer el diálogo y la cooperación entre las distintas comunidades religiosas para un mismo fin: contribuir a la paz y la armonía en el mundo tan necesitado de ello.

Las siguientes preguntas pueden ayudarnos a profundizar y reflexionar sobre el tema:

1. ¿Qué sucedió en la basílica de San Juan de Letrán el 18 de abril? Un grupo de pastores anglicanos celebraron una misa en el altar de la catedral.
2. ¿Por qué se produjo este hecho sin precedentes? Debido a un malentendido en una solicitud de celebración en la basílica.
3. ¿Qué ha dicho el arcipreste de la basílica sobre lo sucedido? Que fue un hecho lamentable y que los pastores contravinieron las normas canónicas.
4. ¿Cómo ha intentado aclarar la polémica la basílica de San Juan de Letrán? Con un comunicado que habla de un defecto de comunicación.
5. ¿Qué enseñanza podemos sacar de este incidente? La importancia de la comunicación efectiva y el respeto por las normas canónicas en la celebración litúrgica en lugares santos.

Con información de alfayomega.es | Foto Créditos: alfayomega