TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

Descubre 6 claves para convertirte en un excelente lector

¿Cómo convertir la lectura en un hábito que fortalezca nuestro crecimiento espiritual, cultural e intelectual de manera integral?

La lectura es un regalo valioso que nos permite explorar mundos extraordinarios a través de las páginas de un libro. Nos conecta con emociones, nos brinda conocimiento y nos sumerge en historias que cautivan desde el primer momento. Este hábito es esencial para nuestro crecimiento integral, ya que nos ayuda a expandir nuestros horizontes y a formarnos de manera amplia en todos los aspectos de la vida, incluyendo el cultural, espiritual e histórico.

Sin embargo, en la sociedad actual nos enfrentamos a desafíos que dificultan dedicar tiempo a la lectura, como la constante falta de tiempo, la pereza y las distracciones. En este sentido, la lectura se convierte en un importante reto que debemos abordar para disfrutar de sus beneficios.

Es por esto que Aleteia entrevistó a la pedagoga Yolanda Uribe, quien desde su labor como promotora de la investigación y la lectura, comparte cómo podemos incorporar la lectura como un hábito en nuestra vida diaria.

En sus explicaciones, Yolanda comparte que la lectura es un hábito que requiere entrenamiento, similar a participar en un maratón. Cada persona establece su propia meta y ritmo, permitiendo que disfruten del proceso y celebren los resultados. Además, señala que la lectura no solo nos brinda nuevos conocimientos, sino que también mejora nuestra salud mental al fortalecer nuestra capacidad de concentración y brindarnos momentos de tranquilidad que reducen el estrés.

Para aquellos que desean adoptar la lectura como un hábito, Yolanda comparte seis claves fundamentales. La regla de oro es llevar un libro a todas partes, ya sea en formato físico o digital, para que esté siempre al alcance. Además, es importante escoger temas de interés que nos motiven a seguir leyendo y establecer un tiempo diario para dedicar a la lectura.

Asimismo, Yolanda sugiere la importancia de cronometrar el tiempo de lectura, comenzando con tan solo unos minutos y aumentando gradualmente la duración. De igual manera, recomienda silenciar las notificaciones del dispositivo móvil durante la lectura para evitar distracciones. Un consejo adicional es registrar e investigar nuevas palabras para enriquecer el vocabulario y establecer metas claras que nos motiven a leer de forma constante.

Desde una perspectiva católica, la lectura puede ser vista como una forma de conectar con las enseñanzas de la Iglesia y el mensaje de Dios. Los libros de espiritualidad, teología y biografías de santos, por ejemplo, ofrecen la oportunidad de profundizar en la fe y comprender mejor los misterios de la religión católica.

Además, la lectura de las Escrituras Sagradas es una práctica fundamental en la vida de un católico, ya que nos permite conocer la palabra de Dios y crecer en nuestra relación con Él. La lectura de la Biblia, acompañada de reflexiones y oraciones, nutre el alma y fortalece la vida espiritual de los creyentes.

En este sentido, la lectura se convierte en un medio para crecer en la fe, adquirir conocimiento sobre la doctrina católica y encontrar inspiración en las vidas de los santos y los grandes pensadores de la Iglesia. Asimismo, la lectura de libros que promueven los valores cristianos y el testimonio de vida de personas que han vivido su fe de manera ejemplar, nos motiva a vivir una vida de virtud y amor hacia Dios y al prójimo.

Por lo tanto, adoptar la lectura como un hábito desde una perspectiva católica no solo nos brinda beneficios personales, sino que también fortalece nuestra relación con Dios y nos ayuda a crecer como creyentes comprometidos con nuestro camino de fe.

Con información de aleteia.org | Foto Créditos: Aleteia