TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

Descubre la razón detrás de la presentación de la Virgen María en el templo

¿De dónde proviene la costumbre de presentar a los niños al templo a los tres años?

La fiesta de la Presentación de la Virgen María es un recordatorio de la importancia de la madre de Jesús en la historia de la salvación. Aunque no se menciona en la Biblia, esta celebración nos habla de la misión que desempeñaría en su vida, en su preparación para ser la Madre de Cristo.

En muchos países de América Latina, como México, se lleva a cabo una hermosa tradición cuando los niños cumplen tres años: se les presenta en el templo y el sacerdote reza por ellos, mientras sus padres agradecen a Dios por haberles permitido llegar a esa edad. Esta costumbre tiene sus raíces en la historia de la Virgen María y su presentación en el templo a la misma edad, según el evangelio apócrifo de Santiago. Se cree que esta práctica imita el gesto de los padres de la Virgen, Joaquín y Ana, quienes la llevaron al templo a los tres años.

Aunque la Biblia no menciona ningún hecho sobre la infancia de María, la tradición católica ha celebrado la presentación de la Virgen en el templo desde el siglo VI en Oriente. En 1372, el Papa Gregorio XI descubrió que en Grecia se celebraba una magnífica fiesta el 21 de noviembre en honor a la Presentación de la Virgen, y decidió introducirla en Aviñón. Posteriormente, el Papa Sixto V la extendió a toda la Iglesia. Gracias a estos papas, podemos conmemorar el acto de presentar a la Virgen a Dios desde su tierna infancia, en preparación para la sublime misión que le sería encomendada como la Madre de Cristo, y seguir intercediendo por nosotros.

La Presentación de la Virgen María nos invita a reflexionar sobre el papel significativo que tuvo en la historia de la salvación, al ser la madre de nuestro Señor Jesucristo. Desde su más tierna infancia, fue dedicada a Dios y preparada para esta misión. Los padres de la Virgen imitaron este acto al llevarla al templo a los tres años, y la Iglesia ha mantenido esta celebración a lo largo de los siglos como un recordatorio de su importancia.

Al igual que los padres de la Virgen María, los padres de todos los niños pueden agradecer a Dios por la vida de sus hijos y presentarlos en el templo para encomendarlos a Dios y pedir su bendición. Esta tradición nos recuerda que cada niño es un regalo de Dios y que debemos dedicarlos al servicio de Dios desde su más tierna infancia. Así como la Virgen María fue preparada para su misión desde su presentación en el templo, cada niño puede ser preparado para cumplir el propósito que Dios tiene para ellos en su vida.

En conclusión, la fiesta de la Presentación de la Virgen María es una celebración de su importancia en la historia de la salvación y una oportunidad para dedicar a los niños a Dios desde su más temprana infancia. Esta tradición nos invita a imitar el ejemplo de los padres de la Virgen María y agradecer a Dios por sus dones en nuestras vidas, recordando que cada niño es un regalo de Dios y tiene un propósito en su plan divino. Que la Virgen María interceda por nosotros y nos ayude a seguir su ejemplo de entrega y dedicación a Dios desde nuestros primeros años.

Con información de aleteia.org | Foto Créditos: Aleteia