TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

¿El cardenal Müller respalda Amoris laetitia? Un análisis desde la perspectiva católica

¿Cuáles son las críticas sobre el Papa presentando la doctrina justa y cómo se corresponde con la realidad de los hechos?

El antiguo líder de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Gerhard Ludwig Müller, expresa un punto de vista contrario a las críticas dirigidas hacia la exhortación apostólica del Papa en relación a la familia. Él enfatiza esta postura en una extensa introducción al libro del teólogo italiano Rocco Buttiglione sobre Amoris laetitia, el cual será publicado el 10 de noviembre.

Buttiglione, quien es considerado un católico auténtico con reconocida experiencia en el ámbito de la teología moral, ofrece una respuesta clara y persuasiva a las críticas planteadas especialmente en el capítulo 8 de la exhortación, el cual trata sobre el acceso a los sacramentos por parte de los divorciados que se han vuelto a casar. El cardenal Müller, quien fue destituido de la Congregación para la Doctrina de la Fe a principios de verano por el Papa Francisco, destaca cómo Buttiglione responde a las cinco dudas planteadas por los cardenales, basándose en los criterios clásicos de la teología católica. Asimismo, el cardenal afirma que las críticas que sugieren que el Papa no presenta la doctrina correcta no coinciden con la realidad de los hechos.

En su prólogo, el cardenal Müller hace hincapié en que, dentro de la tradición católica, existen diferentes niveles de severidad según el tipo de pecado. El cardenal recuerda a aquellos que se enfocan obsesivamente en los pecados relacionados con la sexualidad que los pecados contra el espíritu pueden ser aún más graves que los pecados de naturaleza sexual. Siguiendo la enseñanza de Santo Tomás de Aquino, el cardenal enfatiza que la atribución de culpabilidad en el juicio de Dios debe tener en cuenta factores subjetivos, como la plena conciencia y la deliberada intención de infringir gravemente los mandamientos divinos.

No obstante, el cardenal puntualiza que esto no implica que un acto objetivamente malo pueda convertirse en algo subjetivamente bueno debido a circunstancias atenuantes, pero sí reconoce que en la evaluación global de un juicio sobre la falta, pueden existir circunstancias que atenúen la gravedad de la situación. Por ejemplo, menciona que en casos de convivencia irregular similar al matrimonio, pueden existir elementos accesorios, como el cuidado de los hijos en común, los cuales son deberes derivados de la ley natural y que pueden tener valor moral ante Dios.

Además, el cardenal Müller destaca que Amoris laetitia rechaza abordar la casuística, es decir, no se debe considerar el acceso a la eucaristía por parte de los divorciados que se han vuelto a casar como un “derecho”. Es importante recordar que la casuística consiste en la aplicación de principios morales a casos particulares, pero el enfoque de la exhortación apostólica va más allá de considerar simplemente los derechos individuales.

De esta forma, el antiguo líder de la Congregación para la Doctrina de la Fe muestra su respaldo a la respuesta proporcionada por Buttiglione, quien basándose en la teología católica clásica, ofrece argumentos razonados y no polémicos para abordar las críticas planteadas. El cardenal Müller resalta la importancia de considerar diferentes niveles de severidad de pecado y la relevancia de factores subjetivos en el juicio de Dios. Asimismo, enfatiza que la evaluación global de una falta puede tener en cuenta circunstancias atenuantes, sin que esto implique convertir un acto objetivamente malo en algo subjetivamente bueno. Por otra parte, el cardenal subraya que Amoris laetitia no presenta el acceso a la eucaristía como un derecho y resalta la importancia de no caer en la casuística.

En conclusión, el cardenal Müller, antiguo prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ofrece un respaldo a la exhortación apostólica del Papa sobre la familia, en contraposición a las críticas planteadas. Él destaca la respuesta proporcionada por Buttiglione y aclara la importancia de considerar diferentes niveles de severidad de pecado y factores subjetivos en el juicio de Dios. Además, resalta la posibilidad de circunstancias atenuantes en la evaluación global de una falta y enfatiza la importancia de no caer en la casuística con respecto al acceso a los sacramentos por parte de los divorciados que se han vuelto a casar. En definitiva, el cardenal Müller afirma que las críticas que insinúan que el Papa no presenta la doctrina correcta no se ajustan a la realidad de los hechos.

Con información de es.la-croix.com