TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

El obispo cautivo en Nicaragua – Valor sagrado que no se negocia

¿Qué representa para la Iglesia y los nicaragüenses el encarcelamiento injusto del obispo Álvarez y la persecución contra la Iglesia?

El sacerdote Erick Díaz Fernández, quien se encuentra exiliado en Estados Unidos debido a la persecución de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, opina que el encarcelamiento del obispo de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez, es una venganza contra el líder religioso por sus convicciones. Díaz asegura que lo que está sucediendo en Nicaragua es una venganza cruel contra este hombre de Dios, pero destaca que el obispo nos está dando una lección al mantenerse firme en sus convicciones y orando por aquellos que le están haciendo daño.

El sacerdote Erick Díaz Fernández, quien se encuentra exiliado en Estados Unidos debido a la persecución de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, opina que el encarcelamiento del obispo de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez, es una venganza contra el líder religioso por sus convicciones. Díaz asegura que lo que está sucediendo en Nicaragua es una venganza cruel contra este hombre de Dios, pero destaca que el obispo nos está dando una lección al mantenerse firme en sus convicciones y orando por aquellos que le están haciendo daño.

Díaz advierte que el obispo Álvarez nunca aceptará el exilio o destierro, ya que siempre ha afirmado que nunca cederá o permitirá que su situación sea algo para negociar. El obispo Álvarez se encuentra encarcelado desde hace más de un año y su secuestro se cumplió un año el pasado 4 de agosto de 2023. Díaz destaca que este obispo es un gigante espiritual, a pesar de su pequeña estatura, y que nos está enseñando la firmeza y la convicción de ser un profeta, sacerdote y obispo.

La figura de monseñor Rolando Álvarez representa para la Iglesia y los nicaragüenses un líder religioso que ha sido injustamente condenado por la dictadura de Ortega y Murillo. Aunque físicamente esté encerrado y posiblemente torturado, su mensaje y testimonio de vida son inquebrantables. Para la Diócesis de Matagalpa, monseñor Álvarez es un regalo y un don de Dios, ya que con su testimonio de vida está abrazando la cruz y enseñando con su ejemplo.

El sacerdote Erick Díaz Fernández asegura que no han tenido información sobre cómo se encuentra el obispo Álvarez desde que fue presentado públicamente en marzo de 2023. Temen por su salud, ya que padece de enfermedades y desconocen si le están proporcionando la medicación necesaria. Además, no se le ha permitido recibir la Eucaristía ni la visita espiritual de un sacerdote. Díaz considera que esto es algo sin precedentes y muy fuerte, ya que el obispo Álvarez no representa ningún peligro para ser tratado como el peor criminal.

El sacerdote Díaz Fernández considera que la persecución y venganza contra monseñor Álvarez se debe a que es un obispo que habla claro, recto y con convicciones, pero que no ha infringido ninguna ley. Considera que lo que está sucediendo en Nicaragua es una venganza cruel contra este hombre de Dios, pero destaca la paz y fortaleza que el obispo Álvarez demuestra en su corazón. Está seguro de que el obispo no desea el mal para aquellos que le están haciendo barbaridades, sino que los tiene en oración y está orando por ellos.

Erick Díaz Fernández también comenta sobre la supuesta negociación entre el Vaticano, el régimen y la Conferencia Episcopal para liberar al obispo Álvarez, en la cual no se llegaron a aceptar los términos impuestos para su destierro. Díaz destaca que el obispo Álvarez siempre ha mantenido firme su postura de no ceder o permitir que su situación sea algo para negociar.

La persecución y represión contra la Iglesia ha aumentado desde el encarcelamiento de monseñor Álvarez, incluyendo la prohibición de procesiones, sacerdotes presos y desterrados, y confiscación de congregaciones religiosas. Todo esto ha tenido un impacto en la vida de los feligreses, quienes han sido testigos de la crueldad y venganza contra la Iglesia. Sin embargo, Díaz confía en que Dios no abandonará a la Iglesia y que esta se fortalecerá a pesar de las circunstancias difíciles.

Los sacerdotes en Nicaragua continúan siendo vigilados durante las misas, ya que siempre hay personas infiltradas atentas a cualquier palabra que puedan utilizar en su predicación. Sin embargo, la Iglesia sigue orando públicamente por monseñor Álvarez desde diferentes partes del mundo. Aunque la situación sea difícil, la Iglesia sigue animando al pueblo a permanecer firme en la oración y a acompañar a los sacerdotes que aún se encuentran en Nicaragua.

En conclusión, el encarcelamiento del obispo de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez, es considerado como una venganza contra el líder religioso por sus convicciones. A pesar de su encarcelamiento, el obispo Álvarez nos enseña con su testimonio de vida y nos muestra firmeza y convicción. La Iglesia en Nicaragua ha enfrentado persecución y represión, pero confía en que Dios la sostendrá y la fortalecerá. Aunque los sacerdotes son vigilados, la Iglesia continúa orando y pidiendo la liberación del obispo Álvarez.

Con información de acnmex.com