TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

El Papa consuela y abraza a jóvenes turcos afectados por el terremoto en un gesto de apoyo para reconstruir sus vidas.

¿Cuál fue la ayuda brindada por el Santo Padre a los peregrinos turcos afectados por el terremoto en Turquía?

El amanecer de este 3 de agosto fue testigo de un encuentro conmovedor en la Nunciatura Apostólica de Lisboa. El Santo Padre recibió a un grupo de peregrinos provenientes de Turquía, quienes, representantes de diversas confesiones cristianas, llegaron a expresar su gratitud por la ayuda brindada tras el devastador terremoto que los azotó.

La jornada previa estuvo colmada de momentos inolvidables para el Papa Francisco. En su regreso a la Nunciatura Apostólica, tras un intenso día compartiendo con jóvenes universitarios y los valientes muchachos de Scholas Occurrentes, el Santo Padre se encontró con cerca de 40 jóvenes turcos, cuyas historias y orígenes divergentes los unieron como peregrinos afectados por la tragedia natural que golpeó sus tierras a comienzos de año. Acompañados por el Vicario General del Vicariato Apostólico de Anatolia, este grupo de almas valientes dejó una huella profunda en el corazón del Pontífice.

La Oficina de Prensa de la Santa Sede dio a conocer este encuentro único, destacando la gratitud expresada por los jóvenes hacia el Santo Padre por la invaluable ayuda recibida tras el terremoto. El Papa Francisco, siempre empático y comprometido con el sufrimiento ajeno, manifestó su cercanía hacia aquellos que han vivido la devastación provocada por este desastre natural. Reconoció y enalteció la valentía de estos jóvenes, enfrentando el desafío de “reconstruir, también en la vida”.

La reunión, que se extendió durante media hora de emotividad y esperanza, culminó con una oración colectiva del Padre Nuestro. Pero la ocasión también tenía un motivo de celebración especial, pues uno de los jóvenes turcos estaba festejando su cumpleaños número 23. Una oportunidad para transmitir felicidad y compartir alegría en medio de momentos difíciles.

El Papa y los peregrinos turcos se encontraron en un ambiente cargado de significado, en la calidez de la Nunciatura Apostólica de Lisboa. Este encuentro trascendió las diferencias religiosas y culturales para recordarnos que, ante la adversidad, la fe y la solidaridad pueden unir a las personas en la búsqueda de la esperanza y la reconstrucción de lo que se ha perdido.

Las palabras del Santo Padre resonaron en los corazones de aquellos jóvenes peregrinos, llenándolos de fortaleza y convicción en su misión de reconstruir sus vidas y sus comunidades. El tono expresivo y emotivo de sus palabras reflejaba su profundo compromiso con aquellos hermanos y hermanas que han sufrido la devastación causada por el terremoto.

En un acto de generosidad y fraternidad, el Papa Francisco les recordó que no están solos en su camino hacia la reconstrucción. Su presencia y apoyo dan testimonio de la universalidad del amor y la solidaridad cristiana, trascendiendo fronteras y divisiones.

Este encuentro, impregnado de momentos de profunda conexión, permitió al Papa y a los peregrinos compartir sus experiencias y esperanzas. El flujo y ritmo de la conversación variaban, creando una danza verbal que capturaba la atención de todos los presentes.

En esta mañana de agosto, el cielo portugués fue testigo de un encuentro único, en el que la fuerza de la fe y el poder de la solidaridad se aunaron para dar paso a la esperanza. El Santo Padre y los valientes peregrinos turcos dejaron una huella imborrable en la historia y en los corazones de aquellos que fueron testigos de este encuentro lleno de emotividad y significado.

Con información de vaticannews.va | Foto Créditos: vaticannews.va