TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

El Sínodo en Hollerich: Descubre cómo superar las divisiones y encontrar un terreno común

¿Cuál es el papel de los pequeños en la sinodalidad y cómo pueden ser una fuerza dinámica en la Iglesia?

“La disposición de mesas redondas durante la primera Congregación de la XXVI Asamblea General del Sínodo de los Obispos no es simplemente una decisión práctica o de la Secretaría del Sínodo, sino que busca reflejar la experiencia del pueblo de Dios en el camino sinodal iniciado en 2021”, afirmó el cardenal Jean-Claude Hollerich, relator general del Sínodo. Esta disposición circular tiene como objetivo fomentar el verdadero compartir y el discernimiento entre los participantes.

El cardenal Hollerich enfatizó que durante este Sínodo, ninguno de los participantes es el protagonista. El verdadero protagonista es el Espíritu Santo, y solo a través de un corazón dispuesto a dejarse guiar por Él, podemos responder a la llamada de ser miembros del Sínodo. Es importante recordar que nuestra mirada está puesta en Cristo, ya que el Espíritu Santo hace presente a Cristo en nuestra midst.

En palabras del cardenal Hollerich, “el Pueblo de Dios camina con Cristo en el centro, es decir, grupos que están a su izquierda o a su derecha, delante o detrás, pero cuando todos ellos miran hacia el Señor, no pueden evitar ver a quienes ocupan la posición contraria, aunque todos caminan con Cristo”. Esto significa que los llamados progresistas no pueden ignorar a los conservadores, y viceversa. El punto no es a qué grupo parecemos pertenecer, sino caminar con Cristo dentro de Su Iglesia.

El cardenal Hollerich también mencionó la importancia de la “gramática de la sinodalidad”, que debe adecuarse a nuestro tiempo a través de la lectura de los signos de nuestro tiempo. Sin embargo, hay reglas básicas que nunca cambian, como la catolicidad, la dignidad derivada del Bautismo, el papel de Pedro en la Iglesia, la colegialidad episcopal, el ministerio ordenado y el sacerdocio común de los fieles.

Es fundamental recordar que el Sínodo no es un Parlamento, donde los políticos debaten y deciden por la mayoría. En cambio, el Sínodo busca el discernimiento a través de la participación de todo el Pueblo de Dios. En este sentido, el cardenal Hollerich expresó su deseo de que durante este mes de trabajo se elabore una hoja de ruta que refleje el consenso alcanzado entre los participantes y el Pueblo de Dios, identificando posibles pasos a seguir como respuesta a la voz del Espíritu.

El cardenal Mario Grech, secretario general del Sínodo, también destacó la importancia de la Iglesia como signo e instrumento del amor de Dios para todos los hombres. Ser Iglesia sinodal significa ser una Iglesia de la escucha, escuchar la Palabra de Dios a la luz de la tradición para comprender la voluntad de Dios para hoy. Es la primera vez en la historia del Sínodo que los laicos, religiosas, religiosos, diáconos y sacerdotes son miembros de pleno derecho de la Asamblea.

En el retiro espiritual presinodal celebrado en Sacrofano, la madre benedictina María Grazia Angelini hizo referencia a la figura de san Francisco como ejemplo de cómo el Señor se revela a los pequeños. Según ella, los “pequeños” son la fuerza dinámica de la sinodalidad y deben redescubrirse en una generación estresada y dispersa en conversaciones agotadoras.

En resumen, el Sínodo de los Obispos busca fomentar el verdadero compartir y discernimiento a través de la disposición de mesas redondas que reflejan la experiencia del pueblo de Dios en el camino sinodal. El protagonista es el Espíritu Santo y todos caminan con Cristo en el centro. El Sínodo no es un Parlamento, sino un proceso de discernimiento que involucra a todo el Pueblo de Dios. Además, se destaca la importancia de la Iglesia como signo e instrumento del amor de Dios y la participación de los laicos y otros miembros de pleno derecho en la Asamblea sinodal.

Con información de ReligionDigital.org