TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

¿Es la Resurrección un hecho histórico o una simple creencia?

¿Cómo puede la diversidad en los relatos de la Resurrección en el Nuevo Testamento demostrar el testimonio auténtico de los testigos presenciales?

En la última cena, nuestro Señor Jesucristo les dijo a sus discípulos que si creían en él, harían obras aún mayores que las suyas. Esta profecía se ha convertido en una realidad a lo largo de la historia de la Iglesia, pero ningún miembro de su cuerpo místico ha logrado realizar las obras de nuestro Salvador. Solo Cristo, resucitando de entre los muertos, ha demostrado su divinidad de una manera sin igual. Ninguna otra alma humana tiene el poder de devolverle la vida a su propio cuerpo y solo Él, en unión con el Padre y el Espíritu Santo, se levantó de entre los muertos.

Existen dos tipos de personas que buscan negar la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo: los ateos o los deístas que niegan la realidad de los milagros o aquellos que aceptan la existencia de Dios y la posibilidad de lo milagroso, pero niegan específicamente los relatos de la Resurrección en el Nuevo Testamento. Sin embargo, el texto bíblico registra históricamente un evento real y documentado que sobrepasa toda comprensión. El Nuevo Testamento es el documento mejor atestiguado de todo el mundo antiguo, y cada uno de los evangelios y las cartas de los apóstoles son sorprendentemente diferentes cuando describen la Resurrección. En la diversidad de los relatos, se encuentran las huellas de testigos presenciales, cada uno de ellos compartiendo la experiencia y primera impresión que cada uno tuvo del evento.

Jesús no resucitó para comprobar que Dios existe, porque la sola existencia de criaturas como las que somos ya prueba la existencia de Dios. Pero su resurrección muestra que Jesús es Dios y que su palabra es vida. Los testigos apostólicos llegaron a comprender la importancia de dar testimonio de la Resurrección exactamente como la habían experimentado, por lo que sus relatos pueden variar en detalles, pero todos ellos nos hablan de la gran fe que sintieron en ese momento.

El Concilio Vaticano II nos dice que “Dios eligió a hombres, que utilizó usando de sus propias facultades y medios, de forma que obrando Él en ellos y por ellos, escribieron, como verdaderos autores, todo y sólo lo que Él quería”. Los textos sagrados están libres de todo error y, sin embargo, muestran las marcas de haber sido escritos por autores humanos que eran falibles y limitados. Marcos, en su evangelio, nos habla de un grupo de mujeres, junto a María Magdalena, que llegaron a la tumba esa mañana y vieron al ángel que la custodiaba. Mateo coincide con el relato, pero nos da detalles mucho más dramáticos que sugieren que él debió haber tenido acceso a otra información que solo podría haber venido de los soldados que custodiaban la tumba.

En el Nuevo Testamento, Juan describe la visita de María Magdalena a la tumba vacía y revela el relato más completo de sus palabras: “Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde lo han puesto” (Jn 20,2). También se nos dice que hubieron diez apariciones en total de Jesús resucitado. Estos hechos, registrados históricamente y atestiguados por testigos presenciales, son la mayor evidencia de la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Cada uno de nosotros puede y debe meditar en estos hechos, ya que esto puede ser la clave para fortalecer nuestra fe y comprensión de quien nuestro Salvador es.

Las siguientes preguntas pueden ayudarnos a profundizar y reflexionar sobre el tema:

1. ¿Cómo muestra la Resurrección de Cristo su divinidad?
R: En la Resurrección, Cristo mostró su divinidad más que en cualquier otro milagro.

2. ¿Qué tipos de personas buscan negar la Resurrección de Jesucristo?
R: Existen dos tipos de personas: los ateos o deístas que niegan la realidad de los milagros, y aquellos que aceptan la existencia de Dios pero niegan la Resurrección.

3. ¿Cómo se puede confirmar la autenticidad de los relatos de la Resurrección en el Nuevo Testamento?
R: El Nuevo Testamento es el documento mejor atestiguado de todo el mundo antiguo, y la diversidad de los relatos de la Resurrección es un dato revelador del testimonio auténtico de un testigo presencial.

4. ¿Cuántas apariciones de Jesús se registraron después de la Resurrección?
R: Se registraron diez apariciones en total: cinco el Domingo de Pascua y cinco en los cuarenta días antes de la Ascensión.

5. ¿Cómo se reconcilia la falibilidad humana con la infalibilidad divina en la escritura de las Sagradas Escrituras?
R: Dios eligió a hombres que escribieron todo y sólo lo que él quería, pero los textos sagrados muestran las marcas de haber sido escritos por autores humanos que eran falibles y limitados.

Con información de elpueblocatolico.org