TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

Espero que mis ideas estén en constante movimiento

¿Cómo podría la inteligencia y la creatividad en la escritura reflejar la vivencia de la fe católica en la actualidad?

En un artículo, José Peláez citaba a Chesterton en relación con escritores nuevos que ingresan a un medio de comunicación. A menudo, estos escritores tienden a escribir de la manera en que creen que el editor espera que lo hagan, sin darse cuenta de que el editor realmente estaría encantado de encontrar a un autor con un estilo diferente al de los demás. Hace un tiempo, tuve esa misma experiencia en El Debate de Hoy con el ilustrador, y ahora escritor, Luis Ruiz del Árbol. En dicho medio, conocido como Fromthetree, publicaba viñetas para las que utilizaba herramientas de oficina (pósits, subrayadores, lápices, cúter) y las transformaba para reflejar aspectos de la actualidad, siempre con un tono único.

Ahora bien, Ruiz del Árbol también es escritor y acaba de publicar en Encuentro Lo que todavía vive. Se trata de una colección de microensayos, diario de lecturas, bitácora de la actualidad o compendio personal. Aborda una amplia variedad de temas, desde la conexión más allá de la afinidad, la unidad, la familia, la Iglesia y la cultura, hasta la gracia. Irradia inteligencia. Un simple fragmento de una lectura, una película, un paisaje o un aforismo le da pie para plantear reflexiones profundas. Porque precisamente eso es lo que denota inteligencia: la capacidad de establecer relaciones.

Lo que todavía vive viene con instrucciones: “Este libro lo puedes leer del tirón o ir picoteando libremente de un párrafo a otro”. Debo confesar que mi experiencia de lectura fue casi física. A veces asentía en señal de acuerdo con las agudas conclusiones, como “el misterio de la creación artística está de cierta forma unido al sacrificio de la virginidad”; otras veces fruncía el ceño y solo tras una segunda lectura lograba comprender más, como con la afirmación “es curioso ver cómo muchos de los que hacen gala en España de la pureza de sus ideales y su irredentismo anticonsensos sean los mismos que reivindican la familia como célula política orgánica básica. ¡La familia! Justo el ámbito donde más negociaciones y cesiones hay”; y también hubo momentos en los que arrojaba el libro contra la pared, solo para recogerlo al instante y seguir con el combate literario (en un momento compara a Fred Astaire con Benzemá).

Sin embargo, coincido con el deseo del autor expresado en el último párrafo: “Ojalá con el paso de los meses y los años mis ideas tampoco se estén quietas, eso significará que sigo vivo, permeable, abierto a dejarme corregir y crecer en el interminable suceder de encuentros que jalonan nuestra vida”.

Con información de alfayomega.es | Foto Créditos: alfayomega