TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

La Diócesis de Almería respalda la cooperación entre iglesia local y comunidad ucraniana

¿Cómo podemos promover la concordia y la acogida en nuestras comunidades católicas, independientemente del origen o la comunidad de las personas?

En un mundo dividido y enfrentado en múltiples aspectos, con especial atención a la cruda realidad de la guerra que asola Ucrania, el Obispado de Almería realiza un llamamiento a la concordia y a la aceptación incondicional de todas las personas, sin importar su país de origen. En este sentido, se insta a nuestras comunidades a abrir sus puertas y a mostrarse generosas, sin tener en cuenta el origen étnico o religioso de los individuos.

El llamamiento del Obispado se produce como respuesta a una información aparecida en un medio local con el titular “Cristianos ucranianos ‘okupan’ la Iglesia de San Isidro de Huércal-Overa”. Ante esta situación, el Obispado desea recordar que la comunidad católica ucraniana tiene la autorización del Obispo Diocesano para utilizar el templo parroquial de San Isidro de Huércal-Overa con el fin de celebrar sus liturgias. Estos fieles, al igual que todos los católicos, acuden al templo con respeto y devoción.

El comunicado emitido por el Obispado ya había expresado con anterioridad su postura a aquellos que mostraron su desacuerdo con esta situación. En palabras del propio comunicado: “El templo debe ser un lugar de encuentro y oración de todos los fieles con Dios; por tanto, consideramos fraternal permitir que otros hermanos nuestros utilicen algún templo de la diócesis, sin que esto suponga una merma para la comunidad católica de rito latino”.

Es importante destacar que el uso compartido de los templos católicos es una práctica muy común, tanto en Almería como en otras diócesis. Por ejemplo, la comunidad anglicana celebra sus ceremonias en la Iglesia de San Luis Gonzaga y la comunidad ortodoxa rusa utiliza la Iglesia de la Santísima Trinidad. En ninguno de estos casos se han producido conflictos o desencuentros, al contrario, se considera un hermoso símbolo de universalidad, tolerancia y aceptación entre diferentes Iglesias. Además, en otros países es muy habitual que pequeñas comunidades católicas celebren sus ritos en iglesias de otras confesiones no católicas.

En relación al caso concreto de la Iglesia de San Isidro en Huércal-Overa, los hermanos ucranianos que la utilizan son católicos de rito oriental. La diócesis destaca que el uso compartido del templo por parte de la comunidad católica ucraniana se lleva a cabo en horarios compatibles con las celebraciones de la comunidad católica de San Isidro, lo que significa que no existe ningún impedimento u obstáculo para que ambas comunidades compartan el espacio sagrado. Por el contrario, se considera un gesto de generosidad y hospitalidad que debería enriquecer a todos los creyentes.

En el artículo del Diario de Almería, los feligreses de la Iglesia denuncian lo que consideran una falta de apoyo por parte del Obispado para recuperar su parroquia, acusando injustamente a los fieles ucranianos de incluso haber cambiado la ornamentación del templo. Sin embargo, es importante recordar que el Obispado ya ha dejado claro su apoyo a la comunidad ucraniana y ha subrayado la importancia de compartir los templos como muestra de fraternidad y respeto entre los creyentes.

En definitiva, es necesario fomentar la concordia y la acogida de todas las personas, independientemente de su procedencia o religión. El uso compartido de los templos católicos con otras confesiones es una práctica común y enriquecedora que ayuda a fortalecer los lazos de hermandad entre diferentes comunidades religiosas. El Obispado de Almería reitera su apoyo a la comunidad ucraniana y hace un llamamiento a todas las personas a abrir sus corazones y sus puertas a sus hermanos, sin importar de qué Iglesia provengan. Solo a través de la tolerancia y el respeto mutuo podremos construir un mundo más unido y compasivo.

Con información de ReligionDigital.org