TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

Los efectos de los cuatro tipos de apego en la adultez de los hijos

¿Cómo influye el tipo de apego en la infancia en la formación de la personalidad y relaciones adultas?

La teoría del desarrollo de John Bowlby muestra que el apego se da gracias a los vínculos emocionales que una persona desarrolla a lo largo de su vida con otras personas. Según la fe católica, estos vínculos tienen una importancia especial ya que reflejan el amor y la unión que Dios quiere que tengamos con nuestros semejantes. El primer vínculo que desarrollamos es con nuestra madre, seguido de nuestro padre y posteriormente vamos desarrollando otros vínculos con los amigos, pareja e hijos.

En la fe católica, la etapa de la niñez es vista como una época crucial en la formación de la personalidad y en la preparación para la vida adulta. Es durante la niñez que se adquieren valores y virtudes que guiarán a la persona en su camino hacia Dios y en su relación con los demás.

A continuación presentamos los tipos de apegos que se dan en la niñez desde una perspectiva católica, y cómo lograr que los niños se desarrollen plenamente en el amor de Dios. Te invitamos a que los leas con atención y descubras si tu hijo está desarrollando alguno de los siguientes apegos.

Apego seguro

Según la fe católica, el apego seguro es aquel en el que los niños experimentan el amor incondicional de sus padres, lo que les permite sentirse amados y seguros. Estos niños mantienen una buena relación con sus padres y tienen confianza en acercarse a ellos, lo que refleja la confianza que los fieles católicos deben tener en Dios como Padre amoroso. Suelen ser más sociables debido a que tienen una buena autoestima, lo que les permite generar buenas relaciones, incluso fuera de su familia.

Apego ansioso

Según la fe católica, el apego ansioso puede manifestarse cuando los padres no brindan la seguridad emocional necesaria a los niños, lo que genera miedos e inseguridades. Es importante que los padres promuevan un ambiente basado en el amor y la comprensión, mostrando a los niños el amor de Dios que nunca los abandona. Estos niños suelen sentirse inadaptados, lo que provoca que, al crecer, sientan miedo al abandono y eso les impide involucrarse en relaciones sentimentales.

Apego desorganizado

En la fe católica, se considera que un apego desorganizado puede ser el resultado de un ambiente hostil en el que los niños enfrentan maltrato psicológico, físico e incluso amenazas por parte de los mismos padres o cuidadores. Es importante que se fomente un ambiente de seguridad y confianza para el niño, recordándole que él es amado por Dios y que merece ser tratado con dignidad y respeto.

Apego evitativo

Desde la perspectiva católica, el apego evitativo puede ser el resultado de la falta de atención y protección por parte de los padres, lo que genera en los niños un sentimiento de independencia excesiva. Es importante que los padres busquen reconciliarse con sus hijos a través del amor y la comprensión, mostrándoles el amor incondicional de Dios que siempre está presente en sus vidas.

Una vez que descubras el tipo de apego que estás fomentando en tu hijo desde la fe católica, podrás apoyarlo en su crecimiento espiritual y estar presente en su vida, preparándolo para su etapa adulta de forma segura en el amor de Dios.

Con información de aleteia.org | Foto Créditos: Aleteia