TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

Matrimonios josefinos: descubre qué son y cómo funcionan

¿Es posible vivir un matrimonio sin relaciones sexuales y aún así ser considerado válido por la Iglesia Católica?

A veces, casarse puede ser una opción para vivir con la persona amada, incluso sin tener contacto sexual. En la fe católica, existe una forma de matrimonio conocida como “matrimonio josefino”, en honor a San José y la Virgen María, quienes vivieron su matrimonio sin consumarlo físicamente.

Es importante aclarar que esta forma de matrimonio requiere una vocación especial y motivos particulares. Para entender mejor este tema, consultamos con el Pbro. José Luis Solís Rincón, un experto en derecho canónico.

En cuanto a la validez de un matrimonio sin relaciones sexuales, el sacerdote nos recuerda que el sacramento del matrimonio se produce a través del consentimiento mutuo. Si en el momento de la boda, el consentimiento realmente contenía todo el significado del matrimonio, entonces este es válido, aunque no se haya consumado físicamente.

Es importante mencionar que solo el Papa tiene la posibilidad de disolver este tipo de matrimonios, si así lo solicitan uno o ambos cónyuges y si hay una justificación válida. Sin embargo, el hecho de que no se haya consumado físicamente no invalida el sacramento en sí mismo, ya que el consentimiento dado en el momento de la boda es lo que realmente lo constituye.

Los motivos para vivir la continencia dentro del matrimonio pueden variar. Si ambos cónyuges desean vivir en castidad virginal, esta es una decisión personal. Sin embargo, el matrimonio tiene como fin la generación de la prole, por lo que la edad de los contrayentes también juega un papel importante. Si se trata de una pareja joven, es evidente que hay una paternidad o maternidad potencial.

Por otro lado, cuando la pareja es mayor, busca principalmente la compañía y la intimidad emocional, por lo que el acto conyugal puede perder importancia. Aun así, es necesario comprender que el matrimonio existe aunque no se consuma físicamente, ya que el consentimiento mutuo dado en la boda es lo que realmente lo constituye.

Es fundamental tener en cuenta que la apertura a la vida es un elemento esencial en el matrimonio católico. Si una pareja decide negarse a que su acto conyugal pueda engendrar una nueva vida, esto haría nulo el matrimonio, ya que se estaría negando la ordenación natural y el fin del matrimonio. El uso de métodos anticonceptivos también va en contra de la fecundidad y se consideraría una negación al designio divino.

Es importante destacar que existen ejemplos de santos y santas que vivieron el matrimonio josefino, como los padres de Santa Teresita del Niño Jesús. Ellos decidieron vivir como hermanos, renunciando al acto conyugal, pero terminaron teniendo hijos por obediencia a su confesor.

En conclusión, si una pareja que se ama decide contraer matrimonio y vivir sin tener relaciones sexuales, esto es posible y se puede vivir de manera santificada. Sin embargo, es necesario tener en cuenta la vocación y los motivos detrás de esta decisión, así como mantener una apertura a la vida como parte del plan divino para el matrimonio.

Con información de aleteia.org | Foto Créditos: Aleteia