TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

momento de nuestra vida”

En el Domingo de Ramos, el Papa Francisco nos invita a reflexionar sobre el abandono que sufrió Jesús en la Cruz y a reconocer su presencia en cada persona abandonada que encontramos en nuestra vida. Él nos recuerda que el sufrimiento de Cristo fue un acto de amor inmensurable por nosotros, para ser nuestra esperanza en los momentos más difíciles. La pasión de Cristo nos invita a acoger los sufrimientos del prójimo como propios y a no ignorar a aquellos que son marginados por la sociedad. Como cristianos, debemos ser conscientes de la presencia de Jesús en cada persona que encontramos, especialmente en aquellos que son abandonados y desechados. Esta es la gracia que hoy pedimos: saber amar a Jesús abandonado y saber amar a Jesús en cada persona abandonada.


– – – – – – – – – – – ✝ – – – – – – – – – –

“Hoy pedimos esta gracia: saber amar a Jesús abandonado y saber amar a Jesús en cada persona abandonada”. Al día siguiente de salir del hospital, el Papa Francisco presidió la misa del Domingo de Ramos en la Plaza de San Pedro. La homilía del Pontífice comenzó con las palabras de Jesús en la Cruz, que repetimos hoy en el Salmo Responsorial: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”. Para Francisco, estas palabras nos llevan al corazón de la pasión de Cristo, a la culminación de los sufrimientos que sufrió para salvarnos. Eran sufrimientos del cuerpo y del alma. Y sin embargo, en medio de todo este sufrimiento, Jesús estaba seguro de una cosa: la cercanía del Padre. Pero, ¿por qué Cristo fue tan lejos en este sufrimiento? Solo hay una respuesta: para nosotros. “Experimentó el abandono para no dejarnos rehenes de la desolación y permanecer a nuestro lado para siempre. Hermano, hermana, lo hizo por mí, por ti, para que cuando yo, tú o cualquier otro se encuentre arrinconado contra la pared, perdidos en un callejón sin salida, precipitados en el abismo del abandono, succionados en el torbellino de los porqués, sepamos que hay esperanza”. Un amor como este, que lo da todo por nosotros, puede transformar nuestro corazón de piedra en un corazón de carne. Y hoy, dice el Papa, hay tantos “cristianos abandonados”: pueblos enteros explotados y abandonados a su suerte; hay pobres que viven en las encrucijadas de nuestros caminos; migrantes que ya no son rostros sino números; internos rechazados. Pero también hay muchos cristianos abandonados invisibles, desechados de manera “elegante”: los no nacidos, los ancianos, los enfermos, las personas con discapacidad, los jóvenes. Estas personas, dice Francisco, son iconos vivos de Cristo. Por eso, pidamos hoy esta gracia: saber amar a Jesús abandonado y saber amar a Jesús en cada persona abandonada. “No permitamos que su voz se pierda en el silencio ensordecedor de la indiferencia. Dios no nos dejó solos, cuidemos a los que se quedan solos”. . . #papafrancisco #ramos #semanasanta #vaticannewspt #domingoderamos🌿

Estas preguntas nos te ayudarán a reflexionar:

1. ¿Por qué Jesús experimentó el abandono en la cruz?
Respuesta: Jesús experimentó el abandono en la cruz para salvarnos y estar siempre a nuestro lado, para que cuando nos encontremos en situaciones difíciles sepamos que hay esperanza.

2. ¿Quiénes son los cristianos abandonados invisibles y cómo podemos amar a Jesús en ellos?
Respuesta: Los cristianos abandonados invisibles son los no nacidos, los ancianos, los enfermos, las personas con discapacidad y los jóvenes. Podemos amar a Jesús en ellos cuidándolos y no permitiendo que su voz se pierda en la indiferencia.

Fuente Original Instagram