Myanmar: Soldados incendian iglesia histórica sin motivo aparente. Pueblo horrorizado.

Está imagen pertenece su respectivo Autor.


La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Chan Thar era un lugar sagrado para la comunidad católica de Myanmar, una comunidad que ha sufrido mucho durante los últimos meses, ya que sus miembros han sido víctimas de violencia y abusos por parte de los militares. La Iglesia Católica ha condenado todos los actos de violencia y ha exhortado a la comunidad internacional para que actúe de inmediato para poner fin a la represión en Myanmar.

Los católicos de Myanmar han experimentado la destrucción de un lugar sagrado, que albergaba tanto la historia de su fe como el testimonio de su fe. La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción era un símbolo de la presencia católica en Myanmar, un lugar de culto que había resistido los cambios políticos y sociales durante los últimos 100 años. Y ahora, tras el ataque de los militares, ha sido destruida para siempre.

Los católicos de Myanmar estamos profundamente afectados por la destrucción de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Esta iglesia era un símbolo de nuestra fe y nuestra esperanza para el futuro. Por lo tanto, pedimos a la comunidad internacional que actúe con rapidez para poner fin a la represión en Myanmar y garantizar el respeto a la libertad de culto. Al mismo tiempo, pedimos a Dios que nos otorgue la fuerza y la perseverancia para seguir luchando por la justicia y la paz.



Los católicos de Myanmar estamos profundamente afectados por la destrucción de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Esta iglesia era un símbolo de nuestra fe y nuestra esperanza para el futuro. La primera presencia católica en la región data de hace unos 500 años, y el propio pueblo de Chan Thar surgió y se desarrolló gracias al trabajo de descendientes de católicos portugueses. El año pasado, el pueblo fue atacado cuatro veces por las milicias.

Recomendamos:
Novena a la Inmaculada Concepción para poner el 2022 en manos de María: Día 7 - Espiritualidad Católica

En la villa, la población siempre ha sido predominantemente católica. Son unas 800 familias, que siempre han vivido en buenas relaciones con dos centros budistas vecinos. Pero desde febrero de 2021, cuando un golpe militar derrocó al gobierno democrático liderado por Aung San Suu Kyi – ahora en prisión – y devolvió el poder al ejército, los soldados han atacado la zona en cuatro ocasiones.

Los testigos informan que no hubo motivo para el ataque, ni enfrentamiento, ni provocación. Los militares estaban apostados frente a la iglesia desde la noche del 14 de enero y, antes de abandonar la zona, incendiaron la iglesia, la casa del párroco y el centenario convento de las hermanas, que se derrumbó tras ser alcanzado por el fuego.

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción era un lugar sagrado para la comunidad católica de Myanmar, una comunidad que ha sufrido mucho durante los últimos meses, ya que sus miembros han sido víctimas de violencia y abusos por parte de los militares. La Iglesia Católica ha condenado todos los actos de violencia y ha exhortado a la comunidad internacional para que actúe de inmediato para poner fin a la represión en Myanmar.

En estos tiempos difíciles, los católicos de Myanmar nos unimos en una oración a Nuestra Señora de la Asunción para pedirle que nos dé la fuerza y la perseverancia para seguir luchando por la justicia y la paz. Invocamos su intercesión para que la comunidad internacional actúe con rapidez para poner fin a la represión en Myanmar y garantizar el respeto a la libertad de culto. Que la luz de la esperanza nos guíe a todos en estos tiempos difíciles.

Recomendamos:
Universidad católica en India abre centros de atención de COVID-19

Con información de Gaudiumpress.org




Aviso Importante: Las fotos que se muestran en este artículo, pertenecen a sus respectivos Autores. Todo los Créditos son otorgados a los respectivos dueños. Si tienes un reclamo, visite: Reclamo de DMCA, puedes solicitarlo a nuestro corro: [email protected]

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba