TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

¿Quieres descubrir 8 ideas geniales para celebrar el Adviento y prepararte para la Navidad?

¿Cómo podemos celebrar el Adviento y prepararnos para Navidad de manera católica, experimentando una verdadera conversión y esperanza?

No dejes escapar ninguna de estas propuestas para celebrar el Adviento y prepararnos para Navidad, porque en cada una de ellas, encierra una bendición poderosa que es capaz de abrir el corazón con delicadeza para recibir al Niño Dios que está por venir. El Tiempo de Adviento es un tiempo muy valioso y preciado. Podemos verdaderamente crecer espiritualmente si depositamos toda nuestra fe y esperanza en el Niño Jesús que pronto nacerá. Estas son ideas prácticas para el Adviento que nos invitan a estar preparados, con un corazón renovado esperando celebrar la Fiesta de la Natividad del Señor como nunca antes lo hemos hecho. Cada diciembre presenta a los Católicos la misma tentación: unirnos a ese frenético enfoque comercial de la navidad que nos ofrece la sociedad moderna en cada esquina, o evitarlo por el bien superior de enfocarnos en vivir y respirar el significado del Adviento en preparación para la verdadera Navidad. Prepararnos para Navidad. La tensión entre el movimiento de la sociedad en estos días y la Navidad, ciertamente no es muy distinta de la que ocurría en los tiempos de Jesús. Repasemos un poco en la historia a la luz de las enseñanzas bíblicas. Santa Isabel y San Zacarías escucharon las noticias de que el nacimiento de Jesús estaba próximo (Lucas 1,39-45). La Virgen María y san José viajaron solos a Belén, donde Jesús nacería, debido al censo (Lucas 2,1-5) Jesús no nació en un hogar o una habitación rodeado por otros; para el ojo humano era un modesto evento, con tan solo la Sagrada Familia presente (Lucas 2, 6-7). Había algunos Pastores (Lucas 2,8-20) y unos Sabios de Oriente (Mateo 2,1-12) quienes llegaron después para participar en aquel bendecido evento. Como podemos apreciar, desde el mismo comienzo del nacimiento de Cristo, esto pasó prácticamente desapercibido para el mundo corpóreo. Nosotros tampoco, debemos temer el cambiar de ritmo y adquirir hábitos para la próxima temporada de fiestas, mientras nos preparamos a través del Adviento para el verdadero significado de la Navidad: La Natividad de nuestro Señor. Desprovisto de todo, el Niño Jesús despojado de todo, encuentra a muchos de nosotros, desprovisto de cosas que teníamos, incluso seres queridos que ya se han ido Guía para celebrar el Adviento. El DIRECTORIO SOBRE LA PIEDAD POPULAR Y LA LITURGIA nos ofrece guías para poder celebrar el Adviento con el corazón y la mente de la Iglesia. Nos provee tres puntos clave para la celebración del Adviento: “Un tiempo de espera, de conversión y de esperanza” (No. 96). El tema de la espera es para recordar que la venida inicial de Jesús, hace 2000 años en la ciudad de Belén, así como nuestra actual espera para la “la última y gloriosa venida de Cristo, Señor de la historia y Juez universal” (No. 96). La conversión es el corazón de las celebraciones del Adviento mientras buscamos arrepentirnos y estar listos para la venida de Cristo. La Esperanza nos habla de nuestra propia esperanza de que todo es posible por la gracia de Cristo mientras crecemos en santidad. Tal vez sea de mucho beneficio volver a visitar algunas de las menos citadas palabras referidas al Adviento y la Navidad. ¿Qué ocurre en el Tiempo de Adviento? En el periodo de Adviento, por ejemplo, la Iglesia despierta en nosotros la conciencia de los pecados que desafortunadamente hemos cometido, y nos urge, a limitar nuestros deseos y a practicar voluntariamente la mortificación de nuestros cuerpos, a recogernos en meditación y a experimentar un deseo ardiente de retornar a Dios, quien es el único que puede liberarnos con Su gracia de las manchas del pecado y de sus malvadas consecuencias. ¿Qué ocurre en la Navidad? Con la llegada del cumpleaños del Redentor, la Navidad, somos llevados a esa cueva de Belén y ahí nos quiere mostrar que debemos nacer de nuevo y atravesar una conversión total; que esto solo ocurrirá cuando estemos unidos vital e íntimamente con la Palabra de Dios encarnada y participemos en Su naturaleza divina, por la cual hemos sido elevados. Encíclica Mediator Dei, del Papa Pio XII, No. 154-155. Esta es una profunda llamada que la Iglesia nos hace en este Adviento y en cada uno de ellos. El verdaderamente HACER del Adviento algo más que actividades religiosas, sino más bien un periodo de espera lleno de gracia, una auténtica y profunda conversión, y un renovado sentido de la esperanza. 8 ideas para celebrar el Adviento y prepararnos para Navidad. Si volvemos al Directorio que mencionamos anteriormente, estos son algunos de los medios sugeridos, aunque no exhaustivos, de celebrar el Adviento con la mente y el corazón de la Iglesia. A continuación 8 consejos sencillos para celebrar el Adviento y preparar el corazón para la navidad, para recibir al Niño Jesús con verdadera Devoción. 1. La Corona de Adviento. La Corona de Adviento es una corona con cuatro velas que se utiliza para solicitar un sentido de espera y que avanza mientras recordamos “las diversas etapas de la historia de la salvación” que culminan con la llegada de Cristo (No. 98). 2. Procesión de Adviento. Procesiones de Adviento que se utilizan para anunciar el nacimiento de Jesucristo al mundo o para recordarnos el viaje de la Sagrada Familia a Belén (No. 99). Esto se puede observar en muchas parroquias y vecindarios bajo el nombre de Las Posadas. 3. Devoción Mariana. Devociones Mariana a través de la época del Adviento se nos recuerda tanto a las “mujeres de la Antigua Alianza, que eran figura y profecía de su misión” (No. 101) y nos recuerdan la Fe de María y su rol en los eventos que precedieron el nacimiento de Cristo. Algunos ejemplos de tal devoción incluyen: la Novena de la Inmaculada Concepción que se desarrolla a través de varios pasajes desde el Génesis 3:15 hasta Lucas 1:31-33, y las devociones de Nuestra Señora de Guadalupe. Estas devociones tienen su raíz y avanzan mientras se desarrollan sus correspondientes celebraciones litúrgicas (No. 102). 4. Las Vísperas. Las Vísperas (oración de la noche) de la Liturgia de las Horas es un medio para prepararnos para la Navidad a través del ritmo diario de la oración litúrgica de la Iglesia y de una manera especial las Vísperas de 17 al 23 de diciembre con la Antífona Mayor (No. 103). Hay muchas aplicaciones para Smartphones en las que se puede acceder a la Liturgia