TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

Refugio en la Iglesia: Una esperanza para cientos afectados por la violencia del crimen organizado en México

¿Cómo la Iglesia en México está ayudando a los desplazados por la violencia?

Una parroquia en la diócesis de Apatzingán, en el estado de Michoacán (México), se encuentra en medio de una situación desconcertante debido a la llegada de cientos de refugiados que huyen de una disputa territorial del crimen organizado. Esta disputa se da entre varios cárteles de la droga, como el Cártel Jalisco Nueva Generación, la Familia Michoacana y los Caballeros Templarios.

Apatzingán, ubicado a unos 187 kilómetros al suroeste de Morelia, la capital del estado de Michoacán, es el escenario de esta compleja situación. El Observatorio de Seguridad Humana de la región de Apatzingán informa que las familias desplazadas provienen de las localidades de Llano Grande, El Alazán, Las Bateas y Tepetate. Según el informe, se estima que un tercio de la población desplazada está conformada por niños y adolescentes.

El Obispo de Apatzingán, Mons. Cristóbal Asencio, expresó que los desplazados han acudido a la parroquia Nuestra Señora del Rosario en busca de ayuda espiritual y apoyo por parte de la comunidad. Según el prelado, los refugiados confían en que la parroquia, su pastor y sus hermanos les brinden el socorro necesario. Mons. Asencio enfatizó que la Iglesia está dispuesta a servirles y que, aunque no pueden resolver todos sus problemas, les abren el corazón y las puertas de la parroquia para acogerlos.

El Obispo también pidió a los fieles que deseen ayudar a los desplazados que colaboren con oraciones, víveres no perecederos y ropa. Además, instó a trabajar juntos para ser promotores de paz, concordia y solidaridad. Asimismo, destacó la importancia de ayudar a los refugiados a regresar a sus hogares lo antes posible, ya que esta situación de emergencia no puede prolongarse indefinidamente.

En este panorama desconcertante, Mons. Asencio expresó su esperanza de que las autoridades tomen las medidas correspondientes para proteger a estas personas y alejen a aquellos que se niegan a dejar las armas de los lugares de donde han sido desplazadas. El prelado reconoció que es difícil entablar un diálogo con el crimen organizado para construir la paz, pero como Iglesia invitan a este sector a convertirse, a abandonar el mal y a tener un cambio de vida.

En resumen, la parroquia de Apatzingán se encuentra enfrentando una situación compleja debido a la llegada de cientos de refugiados que huyen de la disputa territorial entre diferentes cárteles de la droga en la región. El Obispo de Apatzingán ha expresado su disposición a servir a los desplazados y ha pedido ayuda a la comunidad para apoyarlos en esta difícil situación. A su vez, ha pedido a las autoridades que protejan a estas personas y les otorguen seguridad. En medio de esta situación, la Iglesia invita al crimen organizado a la conversión y a buscar la paz.

Con información de aciprensa.com – Foto Crédito: aciprensa