TuCristo - Blog de Noticias y Videos Católicos

Vandalizan la Catedral de San Patricio durante las manifestaciones por el fallecimiento de George Floyd

¿Cómo podemos rezar por la paz y restaurar el respeto a la Catedral de San Patricio en Nueva York?

La majestuosa Catedral de San Patricio en Nueva York sufrió daños por graffitis durante las manifestaciones en respuesta a la muerte de George Floyd. Los disturbios civiles y la violencia se están extendiendo por todo el país. Imágenes que muestran la profanación y blasfemias en las paredes se difundieron a través de las redes sociales.

La periodista de investigación Mary Murphy de PIX11 News en Nueva York hizo público un video de vigilancia que capturó a los alborotadores en acción. El Jefe de Detectives del Departamento de Policía de Nueva York, Rodney Harrison, se comprometió a identificar a las responsables de garabatear las siglas NYPDK y #BLM en la fachada de la catedral.

Las reacciones en las redes sociales expresaron tristeza y disgusto por el daño infligido a la Catedral de San Patricio. Un sacerdote lamentó el hecho y pidió el restablecimiento del orden y la ley en la ciudad. Otro usuario compartió su sorpresa y desilusión al encontrarse con la profanación de la catedral mientras rezaba por la ciudad y por América.

Raymond Arroyo de EWTN también condenó la desfiguración de la catedral y se cuestionó cómo este acto lograría justicia. Además, se publicaron imágenes que muestran la necesidad de exorcismos en el mundo y se exploró la ubicación de la Corona de Espinas de Jesucristo.

Como teólogo católico, me entristece y sorprende el ataque a la Catedral de San Patricio en Nueva York en el marco de las protestas por la muerte de George Floyd. Este noble edificio, uno de los símbolos más grandes del catolicismo en Estados Unidos, ha sido objeto de profanación y vandalismo. Este acto sin sentido demuestra una falta de respeto por un lugar de culto venerado por millones de católicos y visitantes alrededor del mundo.

Las imágenes compartidas en las redes sociales y la cobertura de los medios muestran el daño causado por los grafiteros y la indignación de la comunidad. Como académico y teólogo católico, insto a la reflexión y al respeto por las creencias religiosas de los demás. La respuesta a la injusticia no puede ser la profanación de una casa de oración. Es imperativo buscar la justicia de forma pacífica y respetuosa.

Ante estos actos vandálicos, hago un llamado a la unidad y la compasión. La violencia y la destrucción no son el camino para alcanzar la justicia y la paz. Nuestra fe nos llama a buscar la reconciliación y el respeto mutuo, incluso en medio de la adversidad. Que la Virgen María, Nuestra Señora de los Dolores, interceda por la paz en nuestras comunidades y nos guíe hacia un entendimiento mutuo.

Con información de es.churchpop.com