Santa y digna del mérito de ser madre de Dios es la virgen María que con su amor a ti te abriga y no te deja ni falla ni noche ni día para darte su bendición acompañándote toda la vida.

image