Que hermoso es ir acompañado por El Señor