Padre santo en tus santas manos dejó mi vida, la de mi familia, mis amigos y la de todas las personas que te quieran recibir en el corazón, líbranos del mal, alejanos del pecado y llévanos a tu presencia señor.