He visto ricos felices y pobres felices, y pobres tristes y ricos tristes, en los enfermos no recuerdo haber visto nunca tristeza, sino una fuerza y resistencia que sobresale como algo innato, que aparece de no sé dónde en esos momentos. Pero la tristeza, esa sensación gris, que hasta el aire parece que pesa, cuando aparece por ahí no encuentro a Dios, es fácil reconocer que no está en el ❤️ de esas personas, sea rico, pobre, enfermo o sano. Hay algo más profundo que el mundo que nos inventamos, hay circunstancias terrenales que nos dan tristeza, es cierto, pero ser triste es otra cosa, es algo dentro de mi persona, en donde no tengo a Dios, y no tenerlo me lleva a ser triste más allá de las circunstancias. Veo a personas tristes que parecen querer encontrar la eterna alegría, unos dicen cuando sea rico, otros mejor ser pobre, otros cuando me gradue, me case, tenga hijos, me jubile, "cuando consiga todo esto seré alegre al fin", y así siguen los cuando, porque esa alegría eterna resulta ser breve si conmigo no tengo a Dios, fuente de mi alegría verdadera.

Buena semana.

image