¡Señor, escucha mi clamor! ¡Estén atentos tus oídos a la voz de mis súplicas! Si en cuenta tomas las culpas, oh Yahveh, ¿quién, Señor, resistirá? Mas el perdón se halla junto a ti, para que seas temido. Yo espero en Yahveh, mi alma espera en su palabra; mi alma aguarda al Señor más que los centinelas la aurora; mas que los centinelas la aurora.
Salmo 130:2-6


Escribe un comentario, o Regístrate Aquí para comentar...



Descarga la App de la
Red Social Católica


O has clic en Registrarme para crear tu Perfil.