El Espíritu Santo y la Virgen María

Él preparó a María con su gracia. María, «llena de gracia» la Madre de Aquel en quien «reside toda la plenitud de la divinidad corporalmente».

En María la Divina Gracias realiza el designio benevolente del Padre. La Virgen concibe y da a luz al Hijo de Dios por obra del Espíritu Santo. Su virginidad se convierte en fecundidad única por medio del poder del Espíritu y de la fe.

En fin, por medio de María, el Espíritu Santo comienza a poner en comunión con Cristo a los hombres «objeto del amor benevolente de Dios». Catecismo de la Iglesia Católica 721-726

Fuente : https://www.primeroscristianos.....com/espiritusanto/a

image

Escribe un comentario, o Regístrate Aquí para comentar...



Descarga la App de la
Red Social Católica


O has clic en Registrarme para crear tu Perfil.