Jesús es mi pastor nada me faltará, Padre no me sueltes nunca de tu mano porque solo tu sabes lo que realmente estoy pasando y que aunque a veces siento que ya no puedo más tu me das la fuerza para seguir adelante