Dónde terminan mis fuerzas, DIOS comienza actuar, nunca me deja sola, ni me desampara.