LE CREES A DIOS ?...

La confesión de los pecados un Invento de la Iglesia ?, o un Mandato de Dios ?.

¿Le crees a Dios?
 
Tiempo de amnistía
 
- ¿Confesarme yo con un cura? Respondí con una pregunta al cuestionamiento que me hacía Ángel, había nacido en una familia católica activa, mi madre había estado algunos años en el Convento en la orden de las Paulinas, mi abuela incansable misionera de la Familia Cristiana, e incluso una de mis primas siguió los pasos de mi madre en otra congregación y que decir de rezar el Santo Rosario cada noche y yo me daba golpes de pecho con mi respuesta
 
-¿Confesarme yo con un cura? ¡Ni que estuviera loco, si puede que sea hasta más pecador que yo, además no he matado, no he robado, soy alguien relativamente bueno, porque habría de confesar mis culpas a un hombre igual que yo!...
 
- No necesariamente tienes que matar o robar – Fue lo único que atendió a responder Ángel, aquella noche tomo sus cosas y se marchó.
 
Quien diría que años ms tarde me encontraría con algunas interrogantes que cambiarían mi vida, ¿Jesús es Dios?, ¿Jesús miente?, ¿le crees a Dios?, era definitivo más allá de toda discusión para mi Jesús es Dios, para mi Jesús no Miente y definitivo le creo a Dios, esas fueron mis respuestas a aquellas interrogantes, en ese momento me tope con algunos textos que cambiaron mi vida Juan 20:21-23, "Díjoles otra vez, 'La Paz sea con vosotros. Como me envió Mi Padre, así os envío Yo'. Diciendo esto, sopló y les dijo: Recibid el Espíritu Santo; a quien perdonareis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos'."
 
Era clara la orden de Jesús no solo había enviado a sus discípulos, sino que también ordeno a quien perdonareis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos', por lo tanto, no era un invento de la Iglesia. De paso me tope con Mateo 10:40, "El que os recibe a vosotros a Mi me recibe, y el que me recibe a mí, recibe Al que me envió." Por lo tanto, el que rechace a sus enviados se le rechaza a Él.
 
Fue dura y lapidaria la orden, quien era yo para contradecir el mandato directo hecho por mi Señor, quien era yo para juzgar a sus enviados, el peso de años de culpas comenzó a clavarse en el fondo de mí, uno a uno mis pecados calaban en lo más profundo, pero este dolor no era por mí, sino que mis culpas lo herían a Él, toparme con Santiago 5:14-16, fue simplemente el ultimo clavo para el ataúd de culpas, estoy plenamente convencido que El Espíritu Santo trabaja de formas misteriosas, ese tarde encontré un canto, que sirvió de consuelo al alma y entendimiento para aquella orden,
 
Como vaciar del alma la papelera de reciclaje
como viajar en calma Sin más exceso en el equipaje
Como curar heridas del corazón Sin puntos ni suturas
Como saldar la deuda del interior Sin márgenes de dudas
Con sello y con facturas
Como empezar de cero
Si ya hace rato perdiste la cuenta
como mirar al cielo si no te atreves ni alzar la cabeza,
pero el Señor es bueno como no
es tiempo de amnistía
hay que buscar algún presbítero
rebobinar la cinta y caer de rodillas.
Yo confieso, ante Dios todo poderoso
que he pecado de pensamiento, palabra, obra y omisión.
Y un pecador escucha,
pero es Dios quien en verdad actúa
cuando en el aire dibuja aquella cruz de su perdón.
Luis Enrique Ascoy
 
Hoy trato de decirte, no temas acércate a tu sacerdote, no temas confesar tus culpas, no te de miedo ni vergüenza, que seguro estoy que, en su infinita misericordia, Él te espera con los brazos abiertos cual hijo prodigo.
Animo recuerda que Dios te Ama
Saludos y Bendiciones
p.d. Nos vemos en el confesionario.

Tavo Cortina

2 Blog Mensajes

Comentarios