NOVENA DE EMERGENCIA DE SANTA TERESA DE CALCUTA

Ante la gran cantidad de problemas que afrontaba con frecuencia y en medio de un acelerado ritmo de vida, Santa Teresa de Calcuta inventó una manera de invocar la intercesión de la Virgen María a la que nombró “Novena de emergencia”.

Ante la gran cantidad de problemas que afrontaba con frecuencia y en medio de un acelerado ritmo de vida, Santa Teresa de Calcuta inventó una manera de invocar la intercesión de la Virgen María a la que nombró “Novena de emergencia”. Un retrato personal’, que esta era “su rápida arma espiritual”.

 

Un MEMORARE es una oración de intercesión a la Santísima Virgen, comúnmente atribuida a San Bernardo de Claraval y que la Madre Teresa rezaba con frecuencia.

 

En algunos países es conocida también como "ACORDAOS". 

 

Mons. Maasburg explicó que la Madre Teresa siempre recitaba DIEZ MEMORARES porque "daba la colaboración de los cielos tanto por sentado, que siempre añadía un décimo Memorare de inmediato, en acción de gracias por el favor recibido".

 

Esta "NOVENA DE EMERGENCIA" tenía una cosa en común con las novenas de nueve días e incluso con las de nueve meses: la confianza abogando por la ayuda divina, como hicieron los apóstoles durante nueve días junto con "María, la madre de Jesús, y las mujeres" (Hechos 1:14) a la espera de la ayuda prometida por el Espíritu Santo.

 

La Madre Teresa utilizaba esta oración constantemente para pedir por la curación de un niño enfermo, antes de conversaciones importantes, para solicitar la ayuda celestial cuando las provisiones se acababan, etc.

 

Modo de hacer la Novena de Emergencia.

 

REZAR EL MEMORARE NUEVE VECES SEGUIDAS teniendo presente la intención o necesidad particular Y AÑADIR UNO MÁS como muestra de agradecimiento, tal y como hacía Santa Teresa de Calcuta.

 

La oración es la siguiente:

 

¡Acordaos, oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a tu protección, implorando tu asistencia y reclamando tu socorro, haya sido abandonado de ti. 

 

Animado con esta confianza, a ti también acudo, oh Madre, Virgen de las vírgenes, y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a comparecer ante tu presencia soberana. No deseches mis humildes súplicas, oh Madre del Verbo divino, antes bien, escúchalas y acógelas benignamente. Amén.


Keopsmxpue

15 Blog Publicaciones

Comentarios