Evangelio y reflexión diaria, Domingo 27 de Junio del 2021 - Decimotercero del tiempo ordinario

Reflexión sobre el evangelio de cada día para profundizar en la palabra de Dios y mejorar en nuestra vida de católicos, Reflexión escrita por mi pidiendo inspiración del Espíritu Santo para hablar en su nombre

 Santo evangelio según San Marcos 5. 21 - 43

 

En aquel tiempo, Jesús atravesó de nuevo en barca a la otra orilla, se le reunió mucha gente a su alrededor y se quedo junto al mar. Se acerco un jefe de la sinagoga, que se llamaba Jairo, y al verlo, se echo a sus pies, rogándole con insistencia; "Mi niña esta en las ultimas; ven, impón las manos sobre ella, para que se cure y viva". Se fue con el y lo seguía mucha gente que lo apretujaba. Había una mujer que padecía flujos de sangre desde hacia doce años. Había sufrido mucho a manos de los médicos y se había gastado en eso toda su fortuna; pero en vez de mejorar, se había puesto peor. Oyó hablar de Jesús y acercándose por detrás, entre la gente, le toco el manto, pensando: "Con solo tocarle el manto curare". Inmediatamente se seco la fuente de sus hemorragias y noto que su cuerpo estaba curado. Jesús, notando que había salido fuerza de El, se volvió enseguida en medio de la gente y preguntaba: "¿Quien me ha tocado el manto?". Los discípulos le contestaban: "Ves como te apretuja la gente y preguntas ¿Quien me ha tocado?". El seguía mirando alrededor para ver a la que había hecho esto. La mujer se acerco asustada y temblorosa al comprender lo que le había ocurrido, se le echo a los pies y le confeso toda la verdad. El le dice: "Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz y queda curada de tu enfermedad". Todavía estaba hablando, cuando llegaron de casa del jefe de la sinagoga para decirle: "Tu hija se ha muerto. ¿Para que molestar mas al Maestro?". Jesús alcanzo a oír lo que hablaban y le dijo al jefe de la sinagoga: "No temas; basta que tengas fe". No permitió que lo acompañara nadie, mas que Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago. Llegan a casa del jefe de la sinagoga y encuentra el alboroto de los que lloraban y se lamentaban a gritos y después de entrar les dijo: "¿Que estrepito y que lloros son estos? La niña no esta muerta, esta dormida". Se reían de El. Pero El los echo a todos y, con el padre y la madre de la niña y sus acompañantes, entro donde estaba la niña, la cogió de la mano y le dijo: "Talitha qumi" (Que significa "Contigo hablo, niña, levántate"). La niña se levanto inmediatamente  y echo a andar; tenia doce años. Y quedaron fuera de si llenos de estupor. Les insistió en que nadie se enterara; y les dijo que dieran de comer a la niña. 

 

 

Reflexión: 

 

Saludos queridos y apreciados lectores, les deseo un bendecido día para ustedes y sus familias

 

En este domingo, día del Señor la liturgia evangélica nos presenta una vez mas algunas de las curaciones realizadas por Jesús y la enseñanza de este evangelio la podemos resumir en una frase muy sencilla  y es "TENER FE", pues todo el evangelio es esto, tener fe

 

En ambos casos que nos narra el evangelio encontramos que la fe lo puede todo, la mujer que se encontraba enferma de hemorragias y que llevaba tantos años tratando de ser curada pensó que con solo tocar el manto de Jesús quedaría curada, ella no tenia dudas, no pensó que tal vez quedaría curada, en palabras modernas no pensó "Nada se pierde con intentar", la mujer tenia plena seguridad de que iba a ser sanada, si ella hubiera tocado el manto de Jesús con dudas, sin creer bien en El no le habría pasado nada, fue esa fe firme y verdadera la que la hizo quedar sana y Jesús se lo confirma "Tu fe te ha salvado"

 

Y luego viene la noticia de que la hija del jefe de la sinagoga había muerto, Jesús le dice al hombre una frase bellísima que deberíamos enmarcar y poner en la pared de nuestra habitación o en un lugar donde siempre la veamos, le dice "BASTA QUE TENGAS FE", y nuevamente la fe se hace presente, el hombre no respondió que ya no importaba, que ya la niña estaba muerta, tuvo fe y esa fe hizo que volviera a ver a su hija viva y caminando

 

Nuestra fe mis amigos en muchos casos es nula, frente a las adversidades de la vida nos desesperamos y podemos llegar a dudar de Dios y por eso en ocasiones no vemos que nuestros problemas tienen solución, Jesús nos lo dijo en otro pasaje del evangelio "Si tuvieras fe tan tan grande como un granito de mostaza" porque nuestra fe es algo muy pequeño y por eso el desespero en situaciones complicadas de la vida, a partir de hoy tengamos mucha mas fe, por muy grande que sea el problema, así parezca que todo esta perdido, que Dios no nos escucha, tengamos fe y escuchemos al Señor repitiéndonos una vez mas "Basta que tengas fe"

 

Pidamos al Señor que nos conceda una fe firme y fuerte, que nunca nada nos haga dudar de su poder y de su amor hacia nosotros y que la Santísima Virgen María, la mujer de la fe perfecta nos conceda confiar siempre en Dios y así veremos lo que son los milagros 

 

Y mis queridos amigos, recordemos que hoy Domingo El Señor nos espera en la Iglesia para que participemos de la sagrada Eucaristía y lo recibamos en nuestro corazón

 

Feliz y Bendecido Domingo para todos, Dios los bendiga a ustedes y sus familias.



Descarga la App de la
Red Social Católica


O has clic en Registrarme para crear tu Perfil.

David Santiago Ramirez Castro

16 Blog Publicaciones

Comentarios