Sábado 21 de enero - Segunda semana del tiempo Ordinario - Memoria de Santa Inés

Evangelio del día, reflexión y oración para conocer y amar más a Dios

Santo evangelio según San Marcos 3, 20 - 21

 

En aquel tiempo, Jesús llegó a casa con sus discípulos y de nuevo se juntó tanta gente que no los dejaban ni comer. Al enterarse su familia, vinieron a llevárselo, porque se decía que estaba fuera de sí. ✝️



Terminamos en este día la segunda semana del tiempo Ordinario, le agradecemos a Dios tantas bendiciones que nos concede para nuestro bienestar. La Iglesia recuerda en este día a Santa Inés, era una bella joven proveniente de una noble familia romana. Tuvo varios pretendientes, a los que rechazó por declararse fiel amante de Cristo. Entre ellos se contaba el hijo del prefecto de Roma, quien la denunció a su padre por ser cristiana. Fue juzgada y sentenciada a vivir en un prostíbulo donde, milagrosamente, permaneció virgen. Según las Actas de su martirio, aunque fue expuesta desnuda, los cabellos le crecían de manera que tapaban su cuerpo. El único hombre que intentó abusar de ella quedó ciego, pero Inés lo curó a través de sus plegarias. Más tarde fue condenada a muerte y degollada. Oremos en este día por todos los que consagran su virginidad por el Reino de los Cielos, para que la fortaleza que sostuvo a Santa Inés les ayude a no claudicar en la hora de la prueba y a vivir con fidelidad cada día.

 

El evangelio de este día es un relato demasiado breve, no pasa de las tres líneas de párrafo pero aun así nos trae un mensaje y una enseñanza. Jesús aun siendo el mismo Dios tenía la condición débil de un hombre normal, producto de esto Él también sentía cansancio y fatiga, sentía hambre y necesidad de descansar, esto es justamente los que nos cuenta el evangelio de hoy, Jesús necesitaba un descanso pero las personas siempre lo buscaban, en palabras del evangelista no lo dejaban ni comer. Llama la atención que se nos dice que la familia de Jesús vino a llevárselo porque pensaban que estaba fuera de sí o en otras palabras que no sabía lo que hacía, la propia familia de Jesús no le creyó en los comienzos de su ministerio.

 

Esas dudas de la familia de Jesús es la que nos abre las puertas a la meditación de este día. Jesús fue despreciado por los líderes religiosos de su época, fue despreciado por los habitantes de Nazaret, el pueblo donde creció, sus discípulos en momentos llegaron a dudar de si realmente se trataba del Mesías prometido, y hoy vemos que su propia familia no creía totalmente en su obrar, vale aclarar que no significa que su familia lo creia loco, ellos temían que algo malo le pasara a Jesús ya que con sus palabras y obras se estaba haciendo muchos enemigos que le podrían hacer daño. En nuestro ministerio nos vamos a encontrar con muchas personas que nos van a odiar, a insultar, a criticar y algunos intentarán hacernos daño, el mundo de ahora está en contra de lo que se relacione con Dios y la Iglesia. No nos dejemos llenar de temor o angustia, Jesús nos dio el ejemplo con su propia vida, a pesar de todas las adversidades que se le presentaron nunca perdió de vista cuál era su misión aquí en la tierra, así nosotros tenemos que permanecer firmes en nuestra Fe y creencia, debemos defender los valores cristianos que el mundo intenta eliminar y navegar contracorriente a la sociedad actual, solo así habremos cumplido con nuestro trabajo y misión.

 

Oración: 

 

Señor, Dios Omnipotente y Eterno, te pedimos que nos concedas la gracia de tu Santo Espíritu, para que, con su luz, nos ayude a contemplar el gran misterio de Cristo, el Señor. Que nos dé la agudeza para descubrir el amor que viene a nuestro encuentro, que no nos distraigamos en los propios caprichos. Maria, Madre de la Iglesia, Tú que meditabas todo en tu corazón, pídele al Padre Todopoderoso que nos conceda la gracia de ser la verdadera familia de Jesús, quienes escuchan su palabra y la ponen por obra. Amén


David Ramirez

40 Blog Publicaciones

Comentarios