Ángel de la Guarda ¿Mito o Realidad?

Dios en su infinito amor, ha dispuesto un Ángel para custodiarte. Esto significa que durante tu vida tienes la compañía de un amigo que te defiende ante los peligros que atentan contra tu vida espiritual.

Dios en su infinito amor, ha dispuesto un Ángel para custodiarte. Esto significa que durante tu vida tienes la compañía de un amigo que te defiende ante los peligros que atentan contra tu vida espiritual.

Hoy TuCristo.com te presenta quién es este Ángel protector a través del siguiente artículo. ¡A por ello!.

¿Qué son los ángeles?

La palabra “ángel” proviene del griego y traduce como “enviado o mensajero”. Los ángeles fueron creados por Dios como seres espirituales, personales, inteligentes y eternos, con la finalidad de que sean sus servidores para comunicar su voluntad divina.

Los ángeles a lo largo de la “historia de salvación” han tenido una relación estrecha con la humanidad. Dada a su naturaleza espiritual no los podemos percibir a través de los sentidos sensoriales, pero en ocasiones especiales han podido ser vistos y escuchados, provocando asombro y respeto ante los espectadores. La Biblia nos deja varios ejemplos como lo son Daniel, Zacarías o la Anunciación a María.

¿Los ángeles tienen alas?

Los ángeles al ser seres espirituales no se les puede asignar una forma material o física. En el siglo IV el arte sagrado los representó con forma humana, y en el siglo V se les añadieron las alas como símbolo de su prontitud de cumplir la voluntad de Dios, y de la capacidad de estar en los distintos lugares donde su servicio a los hombres se necesitase.

Tenemos el ejemplo de esta descripción en el libro bíblico de Daniel que escribe que como un “varón”, el arcángel Gabriel, volando rápidamente, se acercó a él (Cfr. Daniel 8, 15-16; 9, 21). Otro ejemplo lo podemos observar en el libro bíblico del Apocalipsis, donde las visiones de ángeles son frecuentes: Tocan las trompetas, comunican un mensaje, son portadores de copas e incensarios; otros bajan, suben o vuelan... (Cfr. Apocalipsis 1, 1; 10, 1; 5, 11 ss).

¿Cuál es la misión de los ángeles?

El Catecismo de la Iglesia Católica en su numeral 336 nos enseña que la misión de los ángeles es la de interceder ante Dios y los hombres (Cfr. Job 33, 23-24), además de custodiar a la vida humana (Cfr. Salmos 34, 8; 91).

Ángel-de-la-Guarda-Mito-o-Realidad

¿Todos tenemos un ángel de la guarda?

Podemos encontrar la mención más antigua de los ángeles custodios en los escritos del teólogo pseudo Dionisio Areopagita presentes en su obra “Las jerarquías celestes”, con fecha aproximada del siglo IV o V. Sin dudas esta obra es el primer tratado sobre la angeología. El autor bizantino argumenta en su obra que la Biblia sustenta la creencia del Ángel de la Guarda: “Yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te conduzca hasta el lugar que te he preparado” (Éxodo 23, 20).

En 1670, el Papa Clemente X (1590 – 1676) instauró la celebración de la fiesta del Santo Ángel de la Guarda, el día 2 de octubre.

El Papa Francisco en el año 2014 expresó durante la homilía de la Misa en la casa de Santa Marta que la existencia de los ángeles custodios es una realidad. Afirma que el Ángel de la Guarda es un compañero que Dios asigna a cada uno de nosotros para toda la vida. El Papa Francisco nos invita a no echar el Ángel de la Guarda de nuestro camino, porque ninguna mujer ni hombre puede aconsejarse a sí mismo.

El Papa Francisco el 29 de septiembre de 2014 en Radio Vaticana nos recuerda que el Ángel de la Guarda nos ayuda a luchar contra las insidias del demonio. El Ángel de la Guarda nos defiende de la intención de satanás de destruir a la humanidad.

Para escuchar a nuestro Ángel de la Guarda debemos ser dóciles y debemos respetarlo (Cfr. Homilía de Francisco/ 2 de octubre de 2015). De esta manera nuestro Ángel nos ayuda a mantener la mirada en Jesús (Cfr. Audiencia Greneral del Papa Francisco/ 30 de septiembre de 2020).

¿Cómo rezar la oración al Ángel de la Guarda?

Para dirigirnos al Ángel de la Guarda puedes hacer la siguiente oración que TuCristo.com te ofrece:

Ángel de mi guarda, mi dulce compañía,
no me desampares, ni de noche ni de día,
hasta que me entregues en los brazos de Jesús, José y María.

Con tus alas me persigno y me abrazo de la cruz,
y en mi corazón me llevo al dulcísimo Jesús.

Con Dios me acuesto, con Dios me levanto,
con la Virgen María y el Espíritu Santo.

Amén.

 


Redacción: Teólogo Ronald Rivera, Venezolano

Egresado de la Pontificia Universidad Javariana de Bogotá.
Actualmente especializándome en Pastoral Educativa por la Universidad Pontificia de Salamanca.
Investigador en la Arquidiócesis de Santiago de Compostela, Galicia (España)



Descarga la App de la
Red Social Católica


O has clic en Registrarme para crear tu Perfil.

Kervin Frómeta

20 Blog Publicaciones

Comentarios
Jorge Morales 2 w

Amén